Tigres informó en su sitio web oficial que los hinchas que se acercaron al Compass Stadium de Houston, Texas vibraron con Eduardo Vargas. Que después de su golazo de volea, en el que bajó el balón que le entegó Hugo Ayala de pecho y se combinó con André-Pierre Gignac de pared, se rindieron ante él con el habitual grito “chileno, chileno”.

Fue el primer tanto (20′) del 2-0 que consiguió su equipo ante Pumas en un amistoso. Jürgen Damm disputó la última media hora en su reemplazo, cuando el 9 ya se encontraba pintado de amarillo.

Sin posibilidades de volver a jugar por Chile en el futuro cercano por una indisciplina, el máximo artillero chileno en el extranjero no se cansa de anotar goles a la espera de la charla que lo podría devolver al equipo con el que se consagró bicampeón de América.