Disparar sólo tras el análisis y la autorización de un superior. Esa es la instrucción que se ha repetido entre los oficiales desplegados en La Araucanía y el Bío Bío tras la muerte por un disparo en la nuca el pasado 14 de noviembre del comunero mapuche Camilo Catrillanca, que ha motivado un serio cuestionamientos a los uniformados por el crimen y por cómo se informó el incidente.

En un inicio se atribuyó a un enfrentamiento donde ningún funcionario policial resultó herido y luego se produjo una manipulación de evidencia que destruyó la tarjeta de memoria de la cámara que registró el hecho. Frente a tales circunstancias, que motivó la baja de los cuatro personeros involucrados en el incidente y de dos superiores, por responsabilidad de mando, los ojos de Interior están puestos en la zona.

Anoche en un audio, al que accedió La Tercera PM, se consignó: “Prohibición estricta de usar armamento con perdigón de plomo, caucho y/o armamento fiscal, salvo que se vea comprometida de forma inminente la integridad del personal y su utilización debe ser analizada y autorizada por el oficial de servicio o jefe de servicio o patrulla. Por orden de Gama 1”, se escucha en un audio enviado a operativos de fuerzas especiales de la región que anoche estaban en terreno.

La veracidad de la instrucción fue confirmada a este medio por Carabineros. “Sí es efectivo y es de anoche, cuando diferentes equipos trabajaban en áreas donde estaban recibiendo disparos. No es una nueva instrucción, reitera instrucciones del uso adecuado de las armas en esas circunstancias”.

/gap