Brayan Cortés: La renovación en el arco es uno de los mayores impulsos de Rueda. Además de Gabriel Arias, el golero de Colo Colo de a poco se mete dentro de la consideración del DT. En su segunda presentación en la Roja, nuevamente mostró un buen nivel. Cada vez que fue requerido respondió, sobre todo con los remates de distancia.

Mauricio Isla: El Huaso mejora bastante cuando tiene a un compañero como Alexis por el mismo carril. Eso se vio en el segundo tiempo. Un desborde suyo terminó en el segundo penal cobrado por el discreto árbitro peruano Espinoza. Y en otra oportunidad en la que ganó línea de fondo se sancionó el tercer penal por mano de Figueroa (ese sí fue). Chile basó su ataque por la franja derecha.

Gary Medel: La ausencia de Roco (por lesión) le abrió la puerta al capitán para volver a la zaga. Y se nota que mirando la cancha de frente tiene un mejor panorama, por ende está más cómodo. Prolijo en las coberturas, le brinda una mejor salida desde el fondo. Rueda podría reevaluar el hecho de tener necesariamente un par de zagueros espigados. Se retiró ovacionado de la cancha.

Guillermo Maripán: Pese a que cuenta con la confianza del entrenador, este par de partidos en nuestro país no fueron los mejores para el jugador del Alavés. No se vio tan seguro como en otras presentaciones, ni por arriba ni por abajo. Recibió amarilla en el inicio del complemento.

Jean Beausejour: Fue su retorno a la Selección, con el apellido Coliqueo en la espalda, en homenaje a sus raíces mapuches. Pese a que se trataba de un partido especial para él, el rendimiento del zurdo estuvo lejos del esperado para un jugador de su categoría. Se nota falto de ritmo y de tiempo, tanto en la marca como en la proyección. El gol de Honduras llegó por su lado. Hizo una falta en el inicio del partido que perfectamente pudo significarle la expulsión. Quedó en deuda. El problema es que a Chile no le sobran las alternativas en ese puesto.

Lorenzo Reyes: De a poco se gana un lugar. El volante más defensivo puesto por Rueda le otorga mucho despligue en la zona defensiva. Otro nombre propio a considerar.

Pablo Hernández: El Tucu fue uno de los cambios hechos por el técnico en comparación con la derrota con Costa Rica. El volante de Independiente no aprovechó su oportunidad, porque no fue un factor diferenciador. Se vio impreciso, quizás por su posición en el campo o por el estadio de la cancha del Germán Becker.

Ángelo Sagal: Intrascendente. Jugó por ambas bandas, tratando de abrir la cancha, pero su presencia en el campo no marcó una diferencia a favor de Chile. Rueda sigue insistiendo en un jugador cuyo rendimiento no se condice con su condición de fijo.

Arturo Vidal: El distinto. Su presencia se nota, ya sea en el despliegue en el mediocampo y también cuando llega al área rival, para quedar en posición de remate. Así fue en el 1-0, cuando apareció para capturar la segunda pelota tras un rebote del arquero López.

Alexis Sánchez: El goleador histórico de la Roja está en otra. Encara, lo intenta, pide la pelota, pero está lejos de brindar su mejor repertorio. Eso sí, elevó su rendimiento cuando se instaló como puntero derecho y formó un tándem como Isla, que se conocen de memoria. Su falta de confianza se evidenció cuando falló nuevamente un penal. Para su fortuna, anotó luego del rebote.

Nicolás Castillo: Lo mejor del renquino fue el penal que cerró la goleada. Es la principal carta para ser el 9 de la Selección, pero aún no se transforma en un inamovible. En Temuco se vio aquello. A lo mejor requiere de un 10 detrás del él, para que lo asista de mejor manera. Castillo puede dar más. Su flojo momento en Portugal no ayuda mucho en este sentido.

Óscar Opazo: Luego del descanso entró por el amonestado Beausejour, para cubrir la banda izquierda, posición que no le es tan incómoda. En la faceta defensiva sufrió menos que Bose. Arriba, desbordó poco.

Diego Valdés: Entró en los 57′ por Vidal. Intentó armar juego, pero no fue factor.

Erick Pulgar: Entró a 10′ del final por Hernández. Es una de las cartas para el centro del campo, ante la ausencia del no considerado Marcelo Díaz. No influyó demasiado.

Esteban Paredes: Ingresó reemplazando a Castillo, justo después del 4-1 anotado por el renquino. Rueda escuchó la voz del pueblo, porque los fanáticos del Germán Becker pidieron al goleador de Colo Colo.

César Pinares: Ingresó en los 89′ por Isla. Poco y nada.

Benjamín Kuscevic: Entró en los descuentos por Gary Medel.