En la actualidad cuando un trabajador es despedido de su trabajo, la legislación indica que debe recibir una indemnización por cada año que estuvo en al interior de una institución o empresa, con un tope de 11 años.

Pero lo anterior podría cambiar, pues el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, aseguró que podría haber variaciones en este tipo de políticas públicas, ya que desde el punto de vista del Gobierno, la normativa sería una forma de “anclar” a los trabajadores a los lugares en que desempeñan su empleo.

A veces tenemos normas que dejan anclado a los trabajadores en empleos y desincentivan la búsqueda de nuevas oportunidades, como es el caso de nuestro sistema de indemnización por término de contrato, que desincentiva la posibilidad de una nueva oportunidad de empleo, porque si la tomo pierdo toda la antigüedad en la empresa”, indicó en palabras recogidas por La Tercera.

En línea con lo anterior, el secretario de Estado remarcó que “es muy importante que nuestro mercado de trabajo promueva oportunidades laborales”.

Monckeberg fue enfático en señalar que es una situación que recién está en etapa de evaluación, porque esto sería parte de un cambio profundo en material laboral. “Queremos hacer una etapa de conversación intensa en las mesas laborales y en base a todo ello queremos hacer una propuesta de modernización”, aseveró.