Luciano Cabral esperaba que este miércoles la justicia argentina accediera a su libertad, sin embargo, su petición no fue acogida. Según informa el portal Uno San Rafael, el jugador declaró esta mañana por más de tres horas a raíz de la investigación por el brutal crimen de un joven de 27 años.

Luego de escuchar las palabras del volante que jugó por la selección chilena el Sudamericano Sub 20 de Uruguay, en 2015, el juez a cargo del crimen decidió que el futbolista debía continuar en prisión. Una vez terminada la audiencia, Cabral fue trasladado nuevamente al penal de San Rafael, en Mendoza, donde se encuentra detenido desde el pasado 19 de enero junto a su padre y el joven de 18 años, Alex Olguín, quienes también están siendo acusados de participar del horrible crimen.

La prensa argentina había revelado la declaración del volante ante la justicia, en la que aseguraba que él no tuvo nada que ver con la muerte de Joan Ariel Villegas Gualpa el pasado 01 de enero. “Destruyeron mi carrera, yo no tengo que estar acá, debería estar atrás de una pelota”, declaró.

Por Ignacio Soto Bascuñán