Esta tarde el Comandante en Jefe del Ejército, Ricardo Martínez, se refirió a las controversiales declaraciones que entregó en el marco de un contexto “reservado” el pasado martes, pero que la tarde de ayer fueron publicadas por The Clinic.

En dicha cita, ante cerca de 800 oficiales, reveló graves irregularidades que impactaron la agenda, pese a que su objetivo habría sido “reforzar mi política de transparencia, probidad y apego a la disciplina, a raíz de la serie de hechos de carácter judicial y administrativo”.

Junto con excusare por sus dichos, entre los cuales revelaba que funcionarios habrían facilitado armas a bandas de narcotraficantes, fueron “imprudentes”, aseguró que pondrá todos los antecedentes del caso en manos del Ministerio Público.

De acuerdo a su exposición, ese caso en particular corresponde a un hecho que involucró a cinco cabos de una misma unidad, el cual no estaba en conocimiento del ministro de Defensa, “ya que quedó radicada en los tribunales competentes”, previa denuncia al II Juzgado Militar.

La intención al exponer el caso, según él, “buscaba evitar realizar una diferenciación entre los integrantes de la situación, para sensibilizarlos sobre un problema de la mayor gravedad, que el Ejército no permite ni tolera”.

Sobre el tema de los pasajes, detalló: “muy lejos de mi intención estuvo dañar a las otras instituciones de las fuerzas armadas. En ese caso, fueron mencionadas solo porque tenemos un reglamento en común”. Por este asunto adelantó que pedirá una reunión con la ministra en visita Romy Rutherford para entregarle todas las aclaraciones.

De la misma forma, Martínez aprovechó la instancia para reconocer que no ha efectuado ninguna solicitud a la Contraloría de paralizar juicios de cuenta, “sin perjuicio de haber enviado por los canales correspondientes, todos los antecedentes necesarios”.

Además, informó que tomó contacto con el fiscal Carlos Palma, quien lidera la investigación del Fondo de Ayuda Mutua de la IV División de Ejército, “para reiterar disposición de colaborar”.

Cabe recordar que producto de las controversiales declaraciones, la Comisión de Defensa del Senado resolvió citarlo con urgencia a la sesión del próximo martes, la cual tendrá un carácter público.

/psg