El Presidente de la República, Sebastián Piñera, explicó las motivaciones de su viaje a La Araucanía, producida ocho días después del operativo de Carabineros en el que murió Camilo Catrillanca.

Acompañado del nuevo intendente Jorge Atton, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, y el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, el Mandatario lamentó la muerte del joven comunero, aseguró que no se retirarán las fuerzas especiales en la región –negando la existencia del nombre de Comando Jungla- y reconoció que hubo gestiones para sostener una reunión con la familia del comunero.

“Este Gobierno y este Presidente nunca van a eludir sino que siempre van a enfrentar los problemas”, comenzó señalando el Mandatario, resaltando que durante la jornada “nos hemos reunidos con el obispo, con un conjunto de loncos y machis, las cuatro profesoras asaltados y con muchas personas”.

Luego, detalló parte de su agenda y las actividades que ha realizado, para luego comentar que “nosotros queremos que la muerte de Camilo Catrillanca no sea en vano y que lejos de contribuir a incendiar la pradera en esta región de la Araucanía nos permita entender y comprender la importancia de ponernos de acuerdo para resolver los problemas”.

Sobre ese hecho, dijo que tras “la triste y lamentable muerte de Camilo Catrillanca, hemos hecho efectivas las responsabilidades de Carabineros y hemos hecho todo para que la verdad salga a la luz del sol”.

Consultado sobre la idea de sostener un encuentro con la familia, comentó que “yo comprendo el dolor de la familia Catrillanca. En el momento oportuno, ellos saben que las puertas del diálogo estarán siempre abiertas (…). El obispo (Héctor) Vargas hizo varias gestiones, porque siempre ha sido un facilitador del diálogo”.

Eso sí, reconoció que la muerte de Catrillanca -investigada por la fiscalía como homicidio- generó un retroceso en el clima de acuerdo y confianza.

“Estamos plenamente consciente de los problemas de La Araucanía que se arrastran no por décadas sino por siglos, por esa razón la primera visita que hice como Presidente fue a La Araucanía, no fue producto de la casualidad, fue para ratificar nuestro compromiso con darle a esta maravillosa región las herramientas y las oportunidades para poder progresar y mejorar la calidad de vida de todos sus habitantes, pero para lograr eso necesitamos restablecer el clima de diálogo, de confianza, de acuerdos, de colaboración que lamentablemente experimentó un retroceso, después de grandes avances con la muerte del joven Camilo Catrillanca”, sostuvo.

Presencia de Fuerzas Especiales

Consultado por la continuidad del llamado Comando Jungla en la zona, el Presidente aclaró que no existe como tal. “Ese es un invento o un nombre que pusieron algunos medios de comunicación, lo que si existen son fuerzas especiales como existen en todas las regiones de Chile y en el caso de La Araucanía han tenido un entrenamiento y una dotación especial con GPS, drones, visores nocturnos, porque necesitan esa tecnología para cumplir vi en su labor”, comentó.

Tras esto, señaló que “el grupo de operaciones especiales va a seguir estando presente en La Araucanía porque se necesita la presencia de Carabineros, se necesita la presencia del grupo de operaciones especiales”.

“Nunca nos olvidemos, más allá de los errores que puedan cometer unos pocos Carabineros, que va a ser siempre sancionados, la labor de Carabineros de Chile, institución por la que yo tengo el mayor reconocimiento y gratitud, es proteger nuestras vidas, incluso muchas veces arriesgando las propias”, finalizó el Jefe de Estado.

/psg