“Estamos todos bajo amenaza y eso es inaceptable”, reveló durante este miércoles la presidenta del Senado, Adriana Muñoz, ante la oleada de amenazas vía redes sociales que han recibido parlamentarios.

Situación que según contó Muñoz a La Tercera, incluso ha sido conversada con autoridades de Gobierno como el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, quien habría mostrado su disposición para crear una política pública que logre contrarrestar los mensajes de odio contra los miembros del Congreso.

En el contexto de la discusión del retiro del 10% desde las AFP algunos parlamentarios como el senador Ricardo Lagos Weber (PPD) y los diputados Matías Walker (DC) y Andrés Celis (RN), han recibidos amedrentadores mensajes en sus correos electrónicos y redes sociales.

Si bien Adriana Muñoz aclaró que las amenazas “no es una situación nueva, siempre ha ocurrido”, reveló que, “ha cobrado mayor virulencia en las últimas semanas”.

Según la senadora del PPD, se estaría viendo con mayor fuerza por múltiples factores. Por ejemplo, que el país se estaría polarizando lentamente debido a las propuestas de “cambios más radicales” que exige la ciudadanía. “El retiro de fondos es un ejemplo. Pese a todo eso, nada justifica que exista este tipo de amenazas”, dijo Muñoz.

Los efectos de las amenazas sobre la tarea legislativa

Al ser consultada por el matutino, respecto a si estas amenazas podrían repercutir en la tarea legislativa de los parlamentarios, Muñoz aseguró que “no”.

Según dijo, “tenemos harto criterio para legislar y, por cierto, la libertad de exponer nuestras posiciones, como lo ha hecho libremente el senador Lagos Weber y todos en otros temas complejos como, por ejemplo, la retroactividad en el límite a la reelección”.

“A mí, hubo militantes de mi partido que pedían que me expulsaran, por haberme abstenido, una medida bastante violenta que coarta la autonomía en la toma de decisiones. Eso genera un estado de meditación, pero de ahí a tomar medidas irresponsables por estar acorde con las exigencias de sectores, está lejos de la realidad”, precisó.

También se refirió a las palabras del senador Andrés Allamand (RN), quien hace algunos días manifestó temer porque se instale en Chile una suerte de “democracia bajo amenaza”.

Al respecto, Muñoz dijo que “es un titular demasiado grande para lo que está sucediendo”, porque hasta el momento, “las amenazas no son de tal masividad que podamos decir que está bajo amenaza la democracia, no hemos escalado hasta ese punto”.

/psg