Más allá de la evaluación a la gestión general de las autoridades, un 69% de los entrevistados dijo estimar que el conflicto mapuche ha ido en aumento en los últimos tres años y, dentro de este grupo, un 44% responsabiliza directamente al gobierno de esa situación.

Asimismo, un 63% afirmó que las fuerzas especiales de Carabineros desplegadas en la zona no se justifican.

Esto, pese a que el 77% de los consultados por Cadem califica la convivencia en la Novena Región como “violenta o muy violenta”

La percepción de que el conflicto mapuche ha ido en aumento en los últimos tres años (69%) también registra un avance significativo respecto de enero de 2017, cuando un 62% señalaba que el conflicto se ha ido incrementando.

En este contexto, un 60% manifiesta creer que “es poco o nada probable” que el gobierno logre implementar su Plan Araucanía.
Asimismo, de acuerdo al sondeo, un 79% señala creer que la solución al conflicto mapuche pasa por una “vía política de diálogo”, frente a un 13% que dice que la respuesta debe encontrarse en la vía judicial-policial.

“Hay un discurso centrado en la seguridad que fue castigado”, afirma Izikson, señalando que a la caída en la aprobación del trabajo desplegado por el ministro Chadwick y el subsecretario Ubilla se suma la gran mayoría de personas que rechaza la presencia de las fuerzas especiales de seguridad en la zona y que afirma que se debe buscar una solución al conflicto a través del diálogo político.