El alto funcionario no dio una nueva fecha para el encuentro, que ya había sido aplazado dos veces este sábado, luego de los disturbios en las afueras del estadio Monumental de Argentina, cuando hinchas de River atacaron el bus en que viajaban los jugadores de Boca.

Contra la violencia

Los incidentes dejaron a varios jugadores con heridas en la piel, astillas de vidrio en los ojos y vómitos causados por los gases que la policía tuvo que usar para dispersar a los atacantes.

Antes de conocerse la decisión de Conmebol, Boca había comunicado la voluntad del equipo de cancelar el encuentro, alegando que el capitán Pablo Pérez no estaba en condiciones de jugar.

Las reacciones ante el inesperado giro que tomó la superfinal han desatado una ola de comentarios de frustración y muchos han catalogado los sucesos como “vergonzosos”.

Pablo Pérez.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES

Image captionEl capitán de Boca, Pablo Pérez, apareció con una venda en el ojo.

El presidente de Conmebol dijo en Twitter este domingo que es necesario “entender, identificar y combatir las causas y los actos de violencia que cada año manchan nuestro fútbol“.

“Es una vergüenza que estemos hablando de esta situación por unos inadaptados”.

Según el acuerdo alcanzado, los dirigentes de ambos equipos se reunirán en la sede de Conmebol el próximo martes 27 de noviembre en la mañana para acordar la nueva fecha, confirmó la FIFA.