En sus primeros anuncios como gobernante, en marzo pasado, el Presidente Sebastián Piñera lanzó lo que su administración denominó como Acuerdo Nacional por la Infancia, con una decena de acciones destinadas a la protección de niños, niñas y adolescentes, especialmente los más vulnerables.

Más allá del caso del Servicio Nacional de Menores (Sename), actualmente en vías de reestructuración, la “hoja de ruta” presidencial en este tema planteaba una serie de desafíos. Pasados siete meses, los principales avances, consignados en un informe elaborado por la Secretaría General de la Presidencia, incluyen la creación de 94 propuestas desarrolladas por la mesa de trabajo para el Acuerdo Nacional por la Infancia, formada por distintos actores políticos y de la sociedad civil.Un total de 84 de dichas propuestas ya están en curso a noviembre de este año. Entre ellas se cuentan la creación de la Subsecretaría de la Niñez y el ingreso al Parlamento del proyecto de Sala Cuna Universal, además del que establece el kínder obligatorio.