La otrora poderosa Pdvsa está contaminando los cursos de agua y las tierras de cultivo, incapaces de limpiar sus problemas después de años de negligencia, escasa inversión y escándalos de corrupción, publica Bloomberg.

Desde la distancia, la escena es hermosa, una piscina oscura brillando bajo el sol del mediodía, reflejando nubes ondulantes. Pero cuando te acercas al camino lleno de suciedad que conduce a un trío de tanques de almacenamiento, un olor acre lo deja claro. No es lindo; Es un derrame de petróleo.

En este lugar en la Faja del Orinoco, una región en Venezuela llamada así por el río que fluye por encima de los depósitos de crudo más grandes del mundo, se han escapado tantos barriles de tuberías subterráneas que un pozo de 2.150 pies cuadrados alrededor de los tanques se llena hasta el borde. El país está lleno de estos problemas, ya que la infraestructura de Petróleos de Venezuela se pudre después de años de negligencia, escasa inversión y escándalos de corrupción bajo los regímenes del difunto Hugo Chávez y su sucesor como presidente, Nicolás Maduro.

Venezuela, un miembro de la Opep que depende de las ventas de petróleo para casi la mitad del presupuesto nacional, está bombeando a los niveles más bajos desde la década de 1940.

Los derrames son signos evidentes de lo que ha salido terriblemente mal en Pdvsa. La compañía estatal no publica estadísticas, pero los ambientalistas, analistas y trabajadores mantienen listas interminables de ejemplos de derrames crudo, desencadenados por válvulas rotas, empaquetaduras rotas, tuberías rotas y así sucesivamente, que dicen que han contaminado los cursos de agua y las tierras agrícolas, y probablemente se ha filtrado en los reservorios de agua.

Resultados de una fuga en el Centro Operacional Bare de PDVSA en el estado Anzoategui el 14 de octubre de 2018

La política de limpieza de Pdvsa es, en el papel, estricta, porque “si los derrames no son atendidos rápidamente, se convierten en pasivos ambientales”, dijo Carmen Infante, una consultora de la industria con sede en Caracas. Pero los recursos son tan escasos que las respuestas rara vez son rápidas o integrales; troncos de árboles nance cerca de los tres tanques en el estado de Anzoátegui están enterrados en crudo más de 10 meses después de que se descubrió la fuga.

Según los trabajadores en el campo, muchos de los contratistas de servicios que se especializan en limpiar derrames, con camiones equipados con aspiradoras gigantes, han salido del negocio porque han tenido muchos problemas para que Pdvsa les pague.

Las plataforma de perforación y los balancines petroleros forman parte del paisaje en la zona  rural de la Faja del Orinoco. También lo son los charcos negros, en las zanjas, debajo de los arbustos, a lo largo de las carreteras, alrededor de los tanques. Si bien no todos son los remanentes de los derrames, el petróleo en el suelo es un subproducto del negocio; los analistas y consultores de la industria que han estudiado el tema dicen que hay mucho más de lo que se consideraría normal.

Las zonas urbanas también han sido afectadas. A principios de este año, el contenido de una línea de transporte rota ennegreció el río Guarapiche en el estado de Monagas. Se comprometió una planta de purificación de agua en el río y las autoridades la cerraron durante más de un mes. Las escuelas locales cancelaron las clases y las oficinas gubernamentales redujeron el horario de oficina porque el agua era muy escasa.

Un supervisor de seguridad de PDVSA patrulla una propiedad en El Tigre el 13 de octubre de 2018

Pdvsa dejó de hacer públicos los datos de derrames en 2016. Ese año, la cantidad de incidentes anuales se había multiplicado por cuatro desde 1999.

Con poca información detallada para trabajar, es difícil para los expertos calcular el costo de la recuperación medioambiental.   Infante dice que solo los 12.367 pozos de desechos de aceite desatendidos y potencialmente contaminados que Pdvsa reconoció que existían hace 10 años -la última vez que la compañía dio a conocer información sobre derrames-  requerirían alrededor de $ 2.2 mil millones para cumplir con los estándares  internacionacionales.

Derrame petrolero en el bloque Ayacucho en el estado Anzoategui el 12 de octubre de 2018

“Hay mucha preocupación con el estado de la infraestructura cuando llegue el momento de reactivar la industria”, dijo Juan Carlos Sánchez, un consultor ambiental en Caracas que solía trabajar para la compañía. “Pdvsa ha estado colapsando desde 2016”.

Para volver a ponerlo en funcionamiento en esta área, puede que se requiera más dinero del que el año pasado ganó Venezuela vendiendo crudo en el mercado extranjero: $ 22 mil millones.

/psg