Un equipo de investigadores ha comprobado que HR 8799c, un gigante gaseoso con una masa siete veces superior a la de Júpiter, tiene agua en su atmósfera, un indicio de la presencia de vida.

Los investigadores, que obtuvieron los datos con la ayuda del Observatorio Keck en Mauna Kea en Hawái (EE.UU.), utilizaron la espectroscopia de alta resolución con el método llamado ‘óptica adaptativa’ que “corrige el efecto distorsionador de la atmosfera de la Tierra”, según el estudio publicado el pasado 20 noviembre en la revista The Astronomical Journal. Los resultados de su trabajo muestran que el exoplaneta tiene agua, mientras que la presencia de metano no fue confirmada.

“Este tipo de tecnología es exactamente la que queremos usar en el futuro para buscar señales de vida en planetas similares a la Tierra. No hemos llegado todavía a eso, pero estamos en camino”, indicó Dimitri Mawet, profesor de Astronomía en el Instituto de Tecnología de California (EE.UU.), citado en un comunicado en el sitio web del observatorio.

Se informa que las imágenes directas del planeta HR8799, obtenidas en el marco de ese estudio, son las primeras fotos de este tipo de un sistema planetario que está orbitando a una estrella que no es el Sol.

Los expertos seguirán trabajando en ese ámbito y van a estudiar también otros planetas más pequeños que se ubican más cerca de sus estrellas. Los especialistas precisan que el principal objetivo de la investigación es encontrar biomarcadores, entre ellos agua, oxígeno y metano, que podrían demostrar la presencia de vida en su superficie.

/psg