“La Secretaría de Relaciones Exteriores comunica que el día de hoy fue notificado al nacional chileno Raúl “N” en el interior del Centro Federal de Readaptación Social No. 12 “CPS-GUANAJUATO”, con residencia en el Municipio de Ocampo, Estado de Guanajuato, el Acuerdo por el cual el gobierno de los Estados Unidos Mexicanos concede su extradición internacional al gobierno de la República de Chile, para ser procesado por la Segunda Sala de la Corte Suprema de Justicia de Chile, por el delito de atentado terrorista con resultado de muerte del Senador Jaime Guzmán Errázuriz, acontecido el 1 de abril de 1991 en la Ciudad de Santiago”.

Con este párrafo textual inicia el comunicado 315 de la Cancillería de México, que informa que ese país concedió la extradición a Chile del ex frentista Raúl Escobar Poblete, el “comandante Emilio”, prófugo y sindicado como autor material del crimen del senador UDI Jaime Guzmán en 1991.

 La decisión fue informada a través del Twitter oficial del ministerio de Relaciones Exteriores mexicano casi veinte minutos antes de las 7 de la tarde, hora chilena.“Es importante destacar que el gobierno requirente proporcionó las garantías suficientes de que no se aplicará la pena de muerte al reclamado, toda vez que ha sido abrogada en ese país, ni tampoco le será aplicada la prisión vitalicia conforme a lo acordado en el tratado bilateral”, agrega el comunicado.

La decisión del gobierno de Enrique Peña Nieto se produce a cinco días de que se produzca el cambio de mando en ese país, donde asumirá el líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

Con todo, el comunicado de la Cancillería indica que “con acciones como éstas, el gobierno de México hace patente el cumplimiento de sus compromisos internacionales en materia de cooperación jurídica penal, a fin de abatir los espacios que pudieran generar impunidad a los presuntos transgresores de la ley penal”.