1770 personas fueron testigos de cómo el elenco itálico lograba superar a los torteros para mantenerse en primera división luego de un arranque de campeonato muy bajo en lo futbolístico y con poca claridad para superar ese mal comienzo, una rueda en donde tan solo consiguieron 9 puntos y lo tenía en el último lugar de la tabla de posiciones, por eso cada punto en disputa de la segunda rueda debía lucharse hasta el final, el buen comienzo de esta parte del campeonato sirvió de estímulo para poder hacer frente a un cuadro curicano que se viò mejor ensamblado en función de equipo y los locales solo brillando producto de algunos alardes individuales de sus jugadores que casi en el epílogo del primer tiempo le rinden frutos en el marcador cuando a los 45 minutos Jeraldino es infraccionado en el área y el árbitro Carlos Ulloa sanciona con la pena máxima y que el propio Jeraldino transforma en gol, esto lleva algo de tranquilidad a sus parciales, la que se acrecienta en el minuto 46 cuando luego de una buena habilitación de Jeraldino es Santos quien anota la segunda cifra y con el 2 a 0 en el marcador se van al descanso, con el arranque del segundo tiempo se ve un Curicó mas posicionado en terreno itálico, lo que es un gran error, ya que en el minuto 60 una falta penal de Fernández es sancionada por Ulloa y pone el merecido descuento de los torteros, junto a este gol asoma la preocupación y nerviosismo en los itálicos y el técnico Ribera ordena el ingreso de Botinelli en lugar de Martínez, el que ya se veía muy agotado y no lograba el control de mediocampo, este cambio trajo nuevo aire al cuadro verde y es así como en el minuto 70 es Torres quien luego de un ajustado servicio de esquina de Botinelli logra conectar de cabeza y poner un tranquilizador 3 a 1 para los floridanos, ya con este marcador los itálicos comenzaron a manejar los tiempos y frenar los ímpetus de Curicó que veìa como pasaba el tiempo y no lograban dar con el pórtico de Muñoz, pero en el minuto 90 el árbitro Ulloa marca un penal a favor de Audax, falta de Franco a Santos y en la misma incidencia es expulsado el defensor curicano y Botinelli logra transformar en gol. El penal fue resistido por los curicanos ya que la falta se comete en el límite del área, aquí faltó apoyo del árbitro asistente Carlos Venegas ya que el corría en paralelo a los jugadores para señalar y sacar de su error al juez que dirigía su último partido y era acompañado desde la tribuna por su familia.

Audax enfrentará en la última fecha en Rancagua al elenco local y luego de ello preocuparse de potenciar de buena manera su equipo y poder hacer frente tranquilo a un torneo 2019.

/Por Guido Mateluna Martínez