En 2011, unas 300 mujeres de Santa María del Puerto de Toledo de las Barbacoas, zona rural de Barbacoas, decidió abstenerse de tener relaciones sexuales con sus parejas hasta que repararan una vía en mal estado, y lo comunicaron en una enorme protesta por el pueblo que fue noticia nacional. De ese hecho nació el movimiento social ‘Piernas cruzadas’, que ahora lucha por las necesidades de la comunidad.

Las manifestantes buscaban que el Gobierno arreglara una vía de esta pequeña población a orillas del río Telembí, que los comunicaba con Pasto. Para ello, cumplieron su promesa durante tres meses y 19 días, y sus parejas terminaron protestando con ellas. En ese momento, las autoridades anunciaron una inversión de más de 12 mil 300 millones para adecuar 57 kilómetros; detalla El Tiempo.

Pero siete años después, aún faltan 4,5 kilómetros. El movimiento sigue en pie para trabajar por las necesidades de la población. “La fundación no tiene más recursos que los de nuestro propio bolsillo, desplazarse es difícil y la Administración no ha avanzado mucho. Gracias a Dios los recursos no se han perdido y esperamos que para el próximo año pueda estar listo”, dijo al medio nacional Sonia Vera, líder de ‘Piernas cruzadas’.

Las obras comenzaron en 2014 de la mano de Invías y el batallón de ingenieros militares. Pero el contrato se ha incumplido, entre otras razones por las condiciones climáticas, pues al ser una zona selvática llueve casi todos los días. Además, el orden público también ha retrasado el trabajo, han denunciado asaltos, y disputas entre grupos armados por los cultivos ilícitos; reseña El Tiempo.

Mientras se terminan los trabajos, que esperan estén listos el primer semestre de 2019, el movimiento ha mantenido su particular protesta durante todos estos años, incluso con huelgas de hambre para llamar la atención de las autoridades.