El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a dar positivo de coronavirus. Esta es la tercera prueba que se le hizo desde que contrajo la enfermedad el pasado 7 de julio. El mandatario permanece aislado en el Palacio de la Alvorada.

En un comunicado, el Gobierno informó que el estado de salud del jefe de Estado sigue “en buena evolución”.

“El presidente Jair Bolsonaro sigue gozando de buena salud, y está acompañado por el equipo médico de la Presidencia de la República. La prueba realizada por el presidente ayer (21 de julio) mostró un resultado positivo”, manifestó Planalto.

El martes por la tarde, el mandatario estaba ansioso a la espera de que el test diera negativo para así retornar su agenda pública. Tenía planeado viajar sobre el fin de semana al estado de Piauí junto al senador Ciro Nogueira. Ahora deberá seguir guardando cuarentena.

Bolsonaro volvió a conversar ayer con un pequeño grupo de partidarios que se acercó hasta la residencia oficial de la Presidencia para asistir a la ceremonia en la que es arriada la bandera nacional.

Separado de unas treinta personas que lo aguardaban para darle ánimo, el jefe de Estado brasileño hizo unos pocos comentarios y se mostró saludable, aunque aclaró que su “vuelta a la normalidad” dependía del resultado del nuevo examen de COVID-19.

“Si Dios quiere será negativo”, había dicho el martes el presidente, separado de sus seguidores por un pequeño canal de agua de unos tres metros de ancho y acompañado por unas pocas personas, entre quienes estaba el senador Flavio Bolsonaro, el mayor de sus tres hijos que actúan en política.

Bolsonaro ha repetido ese encuentro a distancia con los pequeños grupos que se congregan ante su residencia oficial desde el sábado pasado, y en cada ocasión ha intentado mostrar que se encuentra en buen estado, lo que ha atribuido en buena medida a la cloroquina.

Desde que dio positivo de coronavirus, y según ha explicado por prescripción de los médicos militares que lo atienden, Bolsonaro ha sido tratado con el polémico antipalúdico, cuya real eficacia contra el coronavirus es puesta en duda por la comunidad científica.

El gobernante, que desde el propio inicio de la pandemia se ha negado a aceptar su verdadera gravedad y alcance, había sido sometido la semana pasada a un nuevo análisis y volvió a dar positivo, por lo que los médicos decidieron prolongar su confinamiento.

Brasil es uno de los dos países más afectados en el mundo por la pandemia, solamente por detrás de Estados Unidos, y de acuerdo a los últimos datos oficiales ya supera las 80.100 muertes y acumula más de 2,1 millones de casos confirmados.

/psg