En su programa Sin Límites, Patricia Maldonado tuvo palabras para referirse al homenaje que realizó Camila Vallejo y Karol Cariola a Camilo Catrillanca, donde desplegaron una bandera mapuche en plena alfombra roja.

La conversación se inició cuando Raquel Argandoña le consultó a la panelista de Mega si había visto la ceremonia, a lo que ella aseguró que había “visto poquito” porque “me entretiene el humor de Kike Morandé y me gusta verlo”.

“¿Sabes quién estaba y que una apareció con una polera de Gladys Marín? Karol Cariola y Camila Vallejo. La pregunta del millón es la siguiente: Son dos diputadas, que no soportan la farándula que encuentran que todo este mundillo es lo peor que hay, porque ellas son diputadas y son inteligentes, están a otro nivel, nosotros somos cualquier cosa”, comenzó diciendo, a lo que Argandoña le preguntó “¿qué hacían ahí”. “¡Es la pregunta que yo me hago y pasaron por la alfombra roja!”.

Ante el asombro de su compañera de labores, Maldonado continuó: “Primero, apoyaron el problema que tienen allá en el sur. Entonces, mi pregunta es: ¿Qué monos pintaban? ¿Por qué las invitaron si no son artistas? El doble estándar. Si a ti te molesta algo, ¿cómo yo voy a estar ahí en ese mundo banal? No las pescaron ni en bajada. Fue vergonzoso. O sea, yo detesto esto pero voy a pasar igual. Ellas pueden responder que cumplieron su objetivo de mostrar una bandera y de mostrar las poleras, eso lo pueden hacer en la calle cuando quieran. Además, si hubiera salido publicado en titulares, pero ¡no las pescaron ni para…!”.

“Qué vergonzoso, yo te digo lo lamento por la Gladys Marín, porque era de verdad, no era de mentira. La Gladys Marín no era de piso flotante, si todas estas pinganillas son de piso flotante, nada más. Son de buenos perfumes, de iPhone, de cremas caras, peluquerías del barrio para arriba, porque no van a ir a La Pintana a pintarse. Van a veranear a Cachagua o se van a Miami en primera. A Cartagena, ¡vo’ tay loca Raquel! ¡Cartagena es de rotos! Ellas no van a ir”, lanzó, sin filtro alguno.

Lejos de detenerse, Patricia expresó que “ese doble estándar, es que la gente tiene que empezar a entender que nos están vendiendo la cuchufleta… A mí no, la cuchufleta hace mucho rato”.