Durante los meses de confinamiento, la gente ha escuchado y grabado sonidos extraños que aparentemente emanaban del cielo. Algunos creen que se trata de trompetas celestiales que anuncian el apocalipsis y otros han ofrecido explicaciones lógicas y racionales. Los sonidos, que se escucharon en Estados Unidos, México, Eslovaquia, Italia, Brasil y Argentina, eran ciertamente extraños. Algunos parecían ruidos de aviones cuando no había ninguno volando. Un sonido en Bratislava fue descrito como similar a “la respiración de Darth Vader”, mientras que una grabación de Colorado fue como un aterrador chillido. Otro grabado durante varias noches en el lago de Garda, Italia, fue más que una simple vibración.

Hasta el momento nadie ha sido capaz de encontrar una causa científica única y la gran cantidad de casos apuntan a múltiples posibilidades. La falta de ruido humano durante el confinamiento ha hecho que las personas sean más conscientes de los sonidos meteorológicos de fondo, desde el viento hasta truenos distantes. Los expertos mantienen que la refracción transporta el sonido a largas distancias sobre los lagos durante la noche, sonido que antes del confinamiento no se apreciaba debido al tráfico y otras actividades. También algunos casos pueden ser manifestaciones del enigmático “Zumbido (The Hum en inglés)” escuchado en muchos lugares del planeta, pero nunca explicado científicamente. Pero parece ser que los sonidos apocalípticos continúan escuchándose, incluso después del confinamiento obligatorio, como ha ocurrido en Medellín, Colombia.

Sonidos apocalípticos

Todo comenzó con un tuit publicado el 25 de agosto por Eduardo de Greiff (@EduardoDeGreiff) donde se podía escuchar con toda claridad un extraño sonido muy agudo durante la noche.

“Ya está, nos jodimos, se abrió la puerta del infierno en Medellín. Fue un placer», escribió @EduardoDeGreiff en la descripción que acompaña el video.

Rápidamente el extraño fenómeno fue ampliamente difundido por los principales medios de comunicación colombianos, además de viralizarse a través de las redes sociales. Como era de esperar, las primeras reacciones fueron que el sonido era una evidencia de apertura de portales, extraterrestres, trompetas apocalípticas que señalan el fin de los tiempos, etc. Por su parte, los más escépticos sugirieron que el origen podría ser las fábricas locales.

Debido a la polémica causada por el tuit de Eduardo de Greiff, investigadores del Área Metropolitana del Valle de Aburrá (Amva), autoridad ambiental ofrecieron una explicación lógica y racional: cielomotos o terremotos, fuertes ruidos similares a cuernos o cañones provocados ​​por misteriosas ondas de choque causadas por… ahí es donde las explicaciones se derivan a cosas como colisiones de aire frío en la atmósfera, explosiones de metano en el océano, explosiones sónicas provocadas por meteoritos, operaciones militares, volcanes y otras razones que suenan plausibles.

No es necesario decir que esta explicación no sirvió para calmar los ánimos entre la población de Medellín, donde muchos decidieron ir en busca del origen. Otro detalle a tener en cuenta es que esta no es la primera vez que suenan “sonidos apocalípticos” en la capital de la provincia montañosa de Antioquia. Llevan meses, sino años, escuchando extraños sonidos procedentes del cielo durante la noche, y no solo en Colombia, También en Argentina, Brasil y Sudamérica en general.

sonidos apocalipticos ciudad colombia - Miles de personas escuchan sonidos apocalípticos en una ciudad de Colombia

En el caso de Argentina y Brasil se registraron en abril de 2020 y en Colombia a principios de este mes. Y esto solo en Sudamérica. Estos extraños sonidos han estado ocurriendo en todo el mundo y la pandemia en realidad está ayudando a su frecuencia: la caída en la contaminación acústica debido al confinamiento los ha hecho parecer más fuertes y más personas los están escuchando. Tal vez todo tenga relación con la pandemia de coronavirus, y no porque el nivel de ruido se haya reducido drásticamente, más bien porque se trate de un preludio de lo que está por llegar. De mientras, la verdadera pregunta sigue siendo: ¿cuál es la causa de los últimos sonidos en Medellín?

/psg