En un verdadero terremoto al interior de la Contraloría General de la República se transformará el fallo que se redactó al interior de la Tercera Sala de la Corte Suprema. Esto, porque los ministros dieron la razón a la ex subcontralora Dorothy Pérez quien recurrió a tribunales acusando a su ex jefe, el contralor Jorge Bermúdez, de actuar de forma ilegal al removerla de su cargo en medio de una citación a declarar en calidad de testigo por la Fiscalía, en el marco del caso por un mega fraude en Carabineros. Y es más, la sentencia también ordena el reintegro de inmediato a sus funciones en el organismo fiscalizador.

La sala, presidida por el ministro Sergio Muñoz, en decisión unánime determina la arbitrariedad del actuar de Bermúdez al pedirle la renuncia a la abogada argumentando que se había perdido la confianza, y no seguir el conducto determinado por ley para remover el cargo de subcontralor. En efecto, el 2002 la Ley 19.817 modificó la Ley Orgánica Constitucional de la Contraloría General de la República y el Tribunal de Cuentas de Segunda Instancia, y se reconoció expresamente la inamovilidad al subcontralor, contrariando la posibilidad de pedir su cargo bajo el argumento de pérdida de confianza.