Pasadas las 9.00 horas comenzó en el Juzgado de Garantía de Collipulli,  la audiencia de formalización de los cuatro efectivos del Gope de Carabineros que participaron del procedimiento policial en medio del cual falleció el comunero Camilo Catrillanca.

Luego de la lectura de los hechos por parte del fiscal Cristian Paredes, el Ministerio Público solicitó la prisión preventiva para los cuatro carabineros formalizados.

LOS ANTECEDENTES

Dentro de las pericias presentadas durante la audiencia, se destaca una fotografía del tractor que conducía Catrillanca, donde se descarta que el disparo que provocó la muerte del joven comunero fuera producto de un rebote. Se determina mediante un análisis, que la bala dio de forma directa en el cráneo de la víctima.

“Fue un proyectil 5.56 el que terminó con la vida de Catrillanca, una bala de pequeñas dimensiones que está encamisada y que sale con una alta velocidad, provocando un daño devastador, su muerte era inevitable. El tiro que recibió es un tiro directo que ingresó a su cabeza provocando un gran daño”, leyó el fiscal.

Por otro lado, agregó que en “el tractor se encontraron cinco impactos balísticos y también se encontró una evidencia de rebote en el sector inferior izquierdo, es imposible que se haya producido la lesión expuesta con ese rebote, tendría que haber girado en 90 grados y de la derecha hacia la izquierda en el cráneo de la víctima, por lo que el disparo que dio muerte a Catrillanca es un impacto que ingresó directamente en su cuerpo”.

NO HAY ENFRENTAMIENTO

Por otro lado, la Fiscalía asegura que no hubo enfrentamiento entre el Gope de Carabineros y los comuneros mapuche antes de la muerte de Camilo Catrillanca. “A las 16.44 horas no hay ataque a los carabineros, salvo un corte en el camino”, expresa el Ministerio Público, al momento en que la audiencia se muestran distintos videos en el que se muestra el ingreso al lugar de personal de Carabineros.

Sí comienzan disparos en contra del personal policial, una hora después de la muerte del comunero.

LOS IMPUTADOS

Se trata del sargento segundo Raúl Ávila, el sargento primero Carlos Alarcón, el cabo Braulio Valenzuela y el suboficial Patricio Sepúlveda, quienes fueron detenidos durante la jornada de ayer, y que en el momento que se detectaron irregularidades en el operativo, fueron dados de baja por la institución.

De acuerdo a la información entregada por el Ministerio Público, en el marco de esta audiencia se le imputará el delito de homicidio en calidad de autores a Ávila y Alarcón, mientras que a Valenzuela y Sepúlveda se les imputará la obstrucción a la investigación, por haber negado que había una cámara al momento del procedimiento.

/psg