Mientras desde la directiva de la UDI lamentaban que “intermitencias del sistema” obligaran a reagendar la votación programada para este domingo, el diputado Javier Macaya, que buscaba derrotar a la actual presidenta, se mostró indignado con la situación.

“Entiendo y comparto la decepción de nuestros militantes, lo que ha ocurrido es una falta de respeto hacia ellos”, dijo el parlamentario.

En el mismo sentido, agregó que producto de este hechos “miles se movilizaron y no pudieron votar”.

La actual directiva nacional del partido, a través de un comunicado, subrayó que “para la UDI es fundamental llevar a cabo este proceso con total transparencia por lo cual es importante garantizarla mediante un sistema que no presente fallas”.

En primera instancia, se ha fijado para el próximo domingo 16 de diciembre un nuevo proceso.

/gap