El presidente de Deportes Temuco, Marcelo Salas, y el capitán de Universidad Católica, Cristián Alvarez, casi llegaron a los golpes en el Estadio “Germán Becker”, una vez terminado el pleito en que los “cruzados” superaron 2-1 al “Pije”.

Según se informó, el problema ocurrió luego que personal del equipo sureño impidiera el ingreso a la cancha de los familiares de los jugadores del equipo que logró ser campeón en La Araucanía.

De acuerdo a lo manifestado por el propio Salas, ya le envió un mensaje a Cristián Alvarez para decirle que asumía su error: “Nos encontramos, los ánimos no eran muy buenos, pero le mandé un mensaje que lo asumía”.

Salas contó que el 2016 cuando la UC ganó el título en el mismo recinto, “se rompieron unos vidrios, entonces había que estar atentos. El me dijo algo, yo le respondí y esto ya pasó”.

Para separar a Salas y Alvarez,debió intervenir personal de Fuerzas Especiales de Carabineros.