Venus, el ‘gemelo malvado’ de la Tierra, en el pasado tuvo condiciones apropiadas para la vida, pero vivió un catastrófico cambio climático: la atmósfera comenzó a atrapar demasiado calor y la aparición de una gran cantidad de agujeros de ozono llevó a su muerte. Ahora la temperatura en ese planeta alcanza más de 471 grados Celsius.

Si el cambio climático en la Tierra inducido por el hombre continúa sin control, podría llevar a consecuencias irreversibles y convertir a nuestro planeta en Venus, según advierten expertos.

“Creo que Venus es una advertencia importante: el efecto invernadero no es solo una teoría”, afirmó Ellen Stofan, directora del Museo Nacional del Aire y del Espacio del Instituto Smithsonianiano y exinvestigadora de la NASA, al portal Space.com.

De hecho, Venus ya nos advirtió sobre una amenaza climática. Los estudios sobre nuestro planeta vecino llevaron a los científicos a buscar agujeros de ozono aquí en la Tierra, según Stofan.

“Un espejo que refleja el futuro de la Tierra” 

Una reciente investigación realizada por dos científicos de la NASA ya había alertado que en un futuro la Tierra podría convertirse en un planeta como Venus, con nubes de ácido sulfúrico en el cielo y alta temperatura en su superficie.

Los especialistas subrayaron que “Venus es un espejo mágico que refleja el futuro de la Tierra”, y remarcaron la importancia de la investigación de ese planeta para predecir el futuro del nuestro. “El conocimiento de nuestro vecino planetario más cercano podría revelar procesos generales acerca de cómo el medio ambiente de los planetas evoluciona ―y puede perder habitabilidad― a lo largo del tiempo”, señalaron los expertos de la Agencia Espacial.

/psg