La manzanilla es fabulosa y tiene muchos beneficios para la salud, uno de ellos es que ayuda a reducir el estrés.

El estrés, la ansiedad y la fatiga son parte de la vida diaria. Por fortuna hay remedios naturales para reducirlos, uno de ellos es el té de manzanilla que es muy popular por sus propiedades antiinflamatorias y relajantes, y ni qué decir de su agradable sabor.

Además, el té de manzanilla tiene ventajas digestivas, por lo que se recomienda beber una taza después de comer para aliviar dolores o calmar la pesadez.

Estos son sólo algunos beneficios de este remedio natural y seguramente ahora querrás saber cómo preparar el té de manzanilla para relajarte, aquí te comparto dos formas.

TÉ DE MANZANILLA Y MANZANA

Ingredientes

• 2 cucharaditas de flores de manzanilla frescas
• 3 tazas de agua hirviendo
• 2 manzanas cortadas en rodajas
• Miel al gusto

¿Cómo prepararlo?

• Lava bien las flores con agua fría
• Pon a hervir un poco de agua (una taza)
• Añade las rodajas de manzana y trata de aplastarlas
• Agrega las flores de manzanilla y 2 tazas de agua hirviendo
• Deja reposar durante de tres a cinco minutos
• Usando un colador, sirve en una taza
• Si gustas puedes endulzarlo con un poco de miel

TÉ DE MANZANILLA Y JENGIBRE

Ingredientes

• 2 tazas de agua
• 1 y ½ cucharada de miel
• ½ cucharada de jengibre fresco rallado
• 3 bolsas de té de manzanilla

¿Cómo prepararlo?

• Pon a hervir el agua (dos tazas) durante unos cinco minutos
• Agrega miel, el jengibre y las bolsas de manzanilla
• Deja reposar cinco minutos
• Sirve y si gustas añade un poco más de miel

Lo recomendable es que bebas estas infusiones después de cenar para que te relajes y puedas dormir bien.

/psg