Ayer aterrizaron en el país cuatro aeronaves desde Estados Unidos, y hoy llegó una quinta desde Perú. Nave con visión nocturna necesita autorización especial y sus pilotos esperan visto bueno para viajar.

Burocracia frena estreno de helicóptero habilitado para combate de noche

Trasladados por el Antonov -el avión de mayor capacidad en el mundo-, y luego de un viaje de cerca de 10 horas desde Atlanta, Estados Unidos (EE.UU.), arribaron los cuatro helicópteros aljibe que se unirán al combate contra los incendios forestales que afectan a la zona centro sur del país.

Se trata de tres aeronaves modelos Bell 205 A1, con capacidad de transportar 1.600 litros de agua, y un K-Max 1200, que entre sus características posee visión nocturna, y que puede descargar 2.700 litros.

Tras ser ensamblados durante la última jornada y certificados por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), los helicópteros debían iniciar hoy sus funciones en Concepción, Región del Biobío.

Sin embargo, pese a que la visión nocturna del K-Max ha sido uno de los factores más urgentes, ya que durante la noche se generan nuevos focos de incendio producto del viento, la falta del permiso de la DGAC para operaciones nocturnas impide que hoy la nave pueda iniciar esa actividad, aunque sí podrá volar durante el día.

Debido a este trámite, los pilotos habilitados para la operación nocturna se encuentran aún en Atlanta a la espera de la certificación para viajar a Chile.

La DGAC informó que en cuanto Helicopter Express -empresa que trajo las naves- presente la certificación para actividades nocturnas, que es concedida por la Federal Aviation Administration (FAA) de EE.UU., “se permitirá que cumpla ese tipo de operaciones”.

pais-helicopteros

Apenas aterrizó en Santiago el Antonov, el avión con mayor capacidad de carga en el mundo, se esperaba la utilización inmediata de los cuatro helicópteros aljibe que portaba para reforzar el combate del fuego.

Sin embargo, el Bell 205-A1, la nave con visión nocturna que arrendó la Corporación Nacional Forestal (Conaf), no podrá operar hoy. La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) asegura que los pilotos llegaron a Chile sin los permisos previos para volar. “(El helicóptero) arribó al país sin los pilotos entrenados y sin el equipamiento necesario para este tipo de vuelos.

Sólo llegaron pilotos entrenados para vuelo diurno en el combate de incendios”, aclaran desde la institución.

Asimismo, la DGAC enfatiza “que no ha dilatado ni dilatará autorización alguna, sobre todo si cuenta con la aprobación de autorización de la autoridad aeronáutica del país de origen”.

Características

La gestión para el envío de estos helicópteros se realizó luego de que la Conaf solicitará a través del Departamento Forestal de Estados Unidos ayuda internacional, poniéndose en contacto con la empresa Helicopter Express.

Raimundo Aránguiz, representante de la firma, señaló que “estamos ansiosos de empezar las operaciones. El equipo está muy contento de estar en Chile, saben que la misión es difícil, pero están 100% comprometidos”.

Los helicópteros pueden realizar hasta 50 descargas al día y tardan entre 45 segundos y un minuto en abastecerse de agua. Asimismo, tienen una autonomía de entre dos horas y dos horas y media, dependiendo de la situación climática, y además pueden cargar desde fuentes abiertas como piscinas, ríos, lagos, esteros, entre otros.

“Cumplirán la función de lanzar agua para enfriar el ambiente cuando avancen los incendios”, señaló Fernando Parada, jefe del Departamento de Control de Incendios de Conaf.

Los helicópteros están contratados por un mínimo de 100 días para operar en el país junto con los aviones, y con ellos también llegó un equipo especializado en su mantenimiento, 36 tripulantes, además de un vehículo de apoyo y una camioneta con grúa.

Trabajo de aviones

Durante la jornada de ayer, los aviones de mayor capacidad que se encuentran en el país, el SuperTanker, los Hércules y el Iluyshin, fueron enviados de manera prioritaria cada uno a las tres regiones donde se mantienen los principales focos de incendio.

En el caso del SuperTanker, fue derivado durante el día a las regiones de O’Higgins, El Maule y del Biobío. Así, primero realizó labores en Dichato, para luego ir a Huerta y a Las Máquinas, en Constitución y finalizar en Navidad. Por su parte el avión ruso Iluyshin estuvo trabajando en O’Higgins, donde se centró en Navidad.

Finalmente, los aviones brasileños Hércules fueron enviados al Biobío para trabajar en Dichato. Hasta ayer, había 37 aeronaves combatiendo el fuego, y 26 de ellas eran helicópteros.

/Latercera

/gap