Esta mañana, en el Diario Oficial, se publicó un dictamen de Contraloría en que resta atribuciones al subcontralor, rol que esta mañana retomó Dorothy Pérez tras lograr que la Corte Suprema fallara a su favor el viernes pasado.

El dictamen, firmado por el contralor Jorge Bermúdez con fecha 30 de noviembre, establece que “déjese sin efecto la resolución N° 25, de 2018, de este origen, de manera que la delegación de la facultad de firmar las materias allí detalladas y de las atribuciones allí descritas, serán ejercidas desde la total tramitación del presente acto por el Contralor General”.

Dicha resolución decía relación con que “se delegaron la facultad de firmar ‘Por orden del Contralor General’ y las atribuciones que en aquella se indican, en atención a la necesidad existente al momento de su dictación de que el Contralor General dedicara personalmente parte de la jornada laboral a las tareas de fortalecimiento institucional descritas en el Informe que se remitió mediante el Pase Interno N° 1, de 7 de septiembre de 2018, del Gabinete del Contralor General, sin que ello obstruyera el normal funcionamiento de esta Entidad Fiscalizadora”.

El documento, además, reitera “la orden de dejar sin efecto todas las disposiciones que deleguen o modifiquen delegaciones, ya sea de firma o de atribuciones, en el cargo de Subcontralor, dictadas con anterioridad a la total tramitación del presente acto administrativo”.

El viernes pasado había trascendido que el plan del contralor Jorge Bermúdez es que Pérez se dedique solo a su labor de jueza de cuentas.

Así, se le retiraron todas las facultades extra que se le habían otorgado a la subcontralora que había reemplazado a Pérez en el puesto, María Soledad Frindt.

En Contraloría destacan que la decisión de Bermúdez tiene que ver con esta situación, y que no responde a una eliminación de atribuciones personales a Dorothy Pérez.

/psg