Era una de las presentaciones más esperadas. Cerca de la medianoche, el comediante nacional Stefan Kram hizo su aparición en el Estadio Nacional.

Su rutina, que fue una de las más políticas de su trayectoria, constó con una parte grabada en la que simulaba el programa de CHV Pasapalabra. En ella, el Presidente Sebastián Piñera -imitado por Kramer al igual que los otros personajes- parecía no saber las respuestas y fue bullado en cada una de sus apariciones.

Consultado sobre qué haría si ganaba el concurso, al que se refería como “Pasalaplata”, dijo que “compraría cámaras GoPro con tarjetas que no se puedan remover”, respuesta que fue bullada por los asistentes.

De esta manera, el comediante abordó la investigación que está llevando a cabo el Ministerio Público contra cuatro efectivos de Carabineros por el homicidio del comunero mapuche, Camilo Catrillanca.

Esto incluso generó la molestia del propio Don Francisco. Mario Kreutzberger, quien señaló que el contenido de éstas es responsabilidad de cada artista: “Acá cada uno se hace responsable. Sí puedo decir que éste es un programa de unidad. Eso es lo más importante. Si alguien hace algo que no corresponde a eso, está saltando nuestros deseos”. El animador además añadió que de todas formas no existe censura para quienes suben al escenario, sino que cada artista “se tiene que censurar”.

Hoy, el mismo Presidente se refirió a la rutina de Kramer. En una actividad, el Mandatario aseguró que “me quedo con el buen resultado de la Teletón”.

“Yo conversé con Mario Kreutzberger y los organizadores y ellos estaban preocupados de no llegar a la meta. Yo recuerdo haberles dicho que Chile nunca va a dejar a la Teletón sola, que la Teletón le hace bien a Chile, le hace bien a los niños y jóvenes discapacitados, pero que le hace bien también al alma de nuestro país”, añadió.

Este año la campaña superó su meta de $32.522.911.111 hasta alcanzar $32.851.438.341 cerca de las dos de la mañana, el horario más extremo de la historia de la Teletón.

/psg