Este domingo se confirmó la muerte de Esther Morales Ayma, hermana del ex presidente de Bolivia, Evo Morales, quien sufrió complicaciones tras un contagio con COVID-19.

La mujer de 70 años -quien fue clave en la vida personal y política del renunciado mandatario- había estado internada en el hospital Oruro – Corea. Según lo informado por El Deber, la situación clínica de la paciente se complicó debido a sus enfermedades de base.

Evo Morales, quien actualmente se encuentra en Argentina, lanzó un duro reclamo en contra del gobierno interino de su país, por impedirle acompañar a sus familiares ante la partida de su hermana.

“Por qué tanto odio, racismo y persecución política que me impiden ver, por última vez, a mi única hermana. Para mí, Esther, fue mi madre. La historia juzgará”, escribió el ex jefe de Estado en su cuenta de Twitter.

“Acompaño en estos momentos de profundo dolor a toda la familia Morales, a mi cuñado Ponciano Willcarani, a mis sobrinos y nietos ante el fallecimiento de Esther, que fue una madre para todos. Mis condolencias. Que en paz descanse”, agregó.

La mujer fue una de las más afectadas con las protestas que terminaron con la salida de hermano del cargo en noviembre de 2019, ya que su casa fue incendiada.

Bolivia se mantiene en una situación crítica con la pandemia del coronavirus, ya que según las cifras oficiales suma 100 mil contagiados y casi 4.000 fallecidos. Todo esto se mezcla con las manifestaciones en contra de las autoridades, que nuevamente postergaron las elecciones presidenciales para el 18 de octubre.

/psg