La diligencia estuvo rodeada de controversia incluso antes de que ocurriera. La citación a declarar en calidad de imputada de la exministra de Justicia, Javiera Blanco, en el marco de la arista Ascar de la investigación por la muerte de niños al interior del Servicio Nacional de Menores (Sename), había sido esbozada por el fiscal Marcos Emilfork en agosto pasado, cuando en una entrevista con Reportajes indicó que “puede que en los próximos días la exministra Javiera Blanco y el exministro José Antonio Gómez sean citados en calidad de imputados”.

A raíz de esto, Blanco y su abogada Paula Vial iniciaron una serie de gestiones para intentar que Emilfork sea removido del caso. Poco después, además, se abrió una investigación para indagar las filtraciones que habían ocurrido en la causa.

Con todos estos antecedentes, ayer en la tarde finalmente se concretó la declaración de Blanco ante Emilfork, en calidad de imputada. Lo que el Ministerio Público está investigando es un presunto mal uso de los fondos del programa Ascar, que tenía como objetivo mejorar la calidad de vida de los niños que se encontraban en hogares de la red Sename.

/gap