El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, recibió la vacuna de Pfizer contra el coronavirus en un evento que fue transmitido en vivo por las cámaras de televisión como parte de los esfuerzos del país para generar confianza entre la población sobre la seguridad y eficacia del inoculante.

Karen Pence, esposa del vicepresidente, y Jerome Adams, jefe de salud pública de Estados Unidos, también recibieron la vacuna, que recibió autorización de uso de emergencia y ya se distribuye en todo el país.

A cada uno se le informó que recibiría un “registro de vacunas” como prueba de que fueron inmunizados, y se les recordó que deberán regresar para una segunda inyección en tres semanas. Además, fueron advertidos de que podrían sufrir dolores en el brazo.

“No sentí nada. Bien hecho, y agradecemos su servicio al país”, manifestó Pence a quienes le administraron la vacuna.

“El pueblo estadounidense puede tener confianza: tenemos una, y quizás en cuestión de horas, dos vacunas seguras contra el coronavirus”, agregó.

“Todos tenemos un papel que desempeñar. El camino en este momento desafiante es la vigilancia y una vacuna”, afirmó el vicepresidente, e instó a los estadounidenses a que “continúen haciendo su parte” con las estrategias para contrarrestar la expansión del virus.

Los miembros del grupo de trabajo sobre la pandemia de coronavirus del gobierno de Estados Unidos, Anthony Fauci y Robert Redfield, se encontraban sentados en primera fila para presenciar el momento en que el personal del Centro Médico Nacional Walter Reed administraba la vacuna. Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, no asistió al acto, que tuvo lugar en la Casa Blanca.

El presidente electo, Joe Biden, y su futura vicepresidenta, Kamala Harris, también recibirán la vacuna en público, informaron los funcionarios de transición a la cadena CNN. Es probable que Biden sea vacunado la próxima semana, mientras que el momento de la inoculación de Harris aún se desconoce.

Trump no será vacunado contra el coronavirus hasta que se lo recomiende su equipo médico de la Casa Blanca, dijo un funcionario del gobierno a CNN, ya que el presidente todavía conserva los anticuerpos monoclonales que obtuvo tras haber contraído la enfermedad de COVID-19 en octubre pasado. Sin embargo, Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país, sostuvo a principios de esta semana que el mandatario Trump debería recibir la vacuna de Pfizer.

“A pesar de que el presidente estuvo infectado y probablemente tiene anticuerpos protectores, no estamos seguros de cuánto durará esa protección”, señaló el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas en el programa “Good Morning America” de la cadena ABC.

/psg