Es habitual escuchar la expresión Poderes del Estado, sin embargo, no siempre se tiene en cuenta que quien cuente con Poder, debe tener la capacidad incontrarrestable de ejercerlo e incluso de causar daño a quien se oponga a sus resoluciones, obligaciones o intereses.

¿Un Poder Judicial que no cuente con la Fuerza Pública, tiene Poder?

Difícil que lo tenga más aún, si dicho organismo carece de una base fundamental que es el prestigio y se ubica con razón, en los últimos lugares de confianza ciudadana. Para agravar dicha, precaria situación, cada día algunos malos funcionarios – afectando con ello a miles de buenos servidores de la justicia -aportan con su grano de arena a incrementar dicho desprestigio, como aquel ministro que, sin efectuar un mínimo análisis de conciencia, pretende amedrentar a un Capitán de Navío quien, responsablemente y por escrito, le hizo presente que incumplía sus deberes. Amedrentamiento por lo demás difícil de lograr pues, dicho oficial, ya enfrento en el pasado y en desigual combate, a una justicia arbitraria.

Ese ministro actúa tan descaradamente, porque sabe que hasta ahora es intocable y puede causar daño sin correr riesgo alguno.

Similar análisis es aplicable al Ejecutivo y Parlamento. No cuentan con Poder propio, pero si pueden causar daño, incluso mintiendo y desinformando deliberadamente como fue la comparación de gastos entre los cambios de mando en el gobierno y Fuerza Aérea.

Las FF.AA., de Orden y Seguridad Pública no sólo cuentan con PODER sino, éste es incontrarrestable, razón por la cual – y no olvidemos el lugar de privilegio que estas ocupan en el Inconsciente Colectivo Nacional – es inaceptable que un político, con el solo fin de inocentemente pretender evidenciar poder, ilegal, anti -reglamentaria e impúdicamente, fije públicamente plazos a un Comandante en Jefe.

Quienes ejercen el mando en las Instituciones es evidente que conocen el Poder que ostentan, y por lo mismo extreman la prudencia porque saben que Chile, en última instancia, depende de sus Instituciones Permanentes y las sabías decisiones que adopten quienes las conducen.

El personal en retiro, sin embargo, si está en condiciones de causar daño y ese daño se materializa a través del voto.

Dentro de poco tiempo, habrá elecciones de gobernadores y será imprescindible entonces – en forma independiente o en alianzas con otras organizaciones nacionales, cansadas también estas de la situación actual que encausa a Chile en dirección al precipicio – llevar candidatos propios en todas y cada de las regiones del país.

Este análisis es responsabilidad del Centro de Estudios Políticos que, desde hace tiempo, estudia la situación nacional e internacional, y propondrá en breve, la ruta más conveniente a seguir.

En el intertanto, es imprescindible señalar, que mantenemos un inmenso amor y respeto por nuestras instituciones de origen y – con la Fuerza y Poder que otorgan varios cientos de miles de personas integrantes del sector pasivo, sumado a otros cientos de miles de familiares y amigos – expresamos nuestro aprecio  a quienes dirigen las FF.AA., de Orden y Seguridad Pública y, conscientes de la difícil función que realizan, manifestamos que les otorgaremos nuestro público apoyo, cada vez que se les falte el respeto o se materialicen acciones, para intentar destruir Instituciones que fueron y continúan siendo pilares fundamentales que sustentan la Nación.

 

Pedro Veas Diabuno

Vicepresidente Multigremial de las Fuerzas Armadas