En su tercer trámite legislativo, la Cámara de Diputados despachó el proyecto que reajusta en 3,5% los salarios de los funcionarios públicos y congela un alza para los sueldos de los altos cargos de la administración del Estado.

Por 126 votos a favor, 2 en contra (Florcita Alarcón y Pamela Jiles) y cero abstenciones, los parlamentrios visaron la iniciativa que contempla, además del guarismo -que representa un 0,6 % en términos reales-, incluye asignaciones de bono de escolaridad, transporte, aguinaldo, entre otros beneficios. También permitirá un plan de egreso especial para el Sename, y se reconoce el derecho a vacaciones de todos los asistentes de la educación, independiente de su categoría

Debate por nivel de salario de los parlamentarios

Previo a la votación definitiva, el debate estuvo marcado por el nivel de los salarios tanto de diputados y senadores del Congreso nacional.

El diputado DC, Mario Venegas, planteó: “tengo un matiz con aquellos que hacen muchas veces propuestas para la galería, para quedar bien. ¿Por qué no nos planteamos como país el llevar el salario mínimo al menos al límite de lo que es la línea de la pobreza ($420 mil)? ¿Por qué no plantearnos ese desafío? Eso deberíamos plantearnos, subir los sueldos bajos para estrechar la diferencia. Creo que ese es el planteamiento. Nadie puede discutir que parece una solución bastante más razonable darle más a los que menos ganan, que eso sí que es inmoral y poco ético”.

Por su parte, el diputado independiente Pepe Auth indicó que “el tema no es el número de diputados, el punto es la distancia entre la ciudadanía y sus autoridades. Distancia que ha crecido de manera exponencial en los últimos 20 años. Nadie protestaba aquí en este Congreso por los ingresos de los parlamentarios hace 20 años atrás y sin embargo la distancia que había en ese entonces era la mitad de la que existe hoy día.

“Quisiera que en los próximos reajustes pudiéramos en serio discutir la opción de reajustes escalonados, progresivos, para reducir la distancia”, indicó.

Por su parte, el diputado de RD, Giorgio Jackson, expuso que “sinceramente me alegro que año a año vayamos ampliando la consciencia sobre los desajustado que está nuestro sueldo respecto a al realidad nacional y en comparación con los Parlamentos a nivel internacional”.

En ese sentido, también se refirió al número de parlamentario: “Algunos hablan de disminuir parlamentarios y eso no tiene que ver con el argumento central que hemos dicho que tiene que ver con la vocación de servicio público y que cuando venimos acá no es para volvernos ricos. El número de parlamentarios no influye en cuánto gana cada parlamentario, por lo que pido que no confundamos a la opinión pública”.

En tanto, el diputado de la UDI, Javier Macaya, sostuvo que “no es un contrasentido pensar en un Parlamento con menos de 120 diputados. Hoy tenemos 155 que obviamente a cualquier persona le parece una cosa absolutamente escandalosa. Si queremos tener una discusión sobre austeridad fiscal, obviamente eso es parte de la reflexón”.

Además, añadió que “no estoy de acuerdo con que este Parlamento todos los años tenga que tener discusiones sobre nuestras propias dietas. Le pedimos al Gobierno que estudie esto para que saquemos este tema de la discusión, porque es un contrasentido que seamos nosotros los que estemos discutiendo sobre nuestras propias dietas”.

/psg