En noviembre, el nivel general del índice de precios al consumidor (IPC) tuvo un aumento del 3,2% respecto del mes anterior. Así, la inflación acumulada -en el año- llegó al 43,9% y elevó la variación interanual al 48,5%, según informó -ayer- el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

El resultado se ubicó por encima de las estimaciones que venían elaborando los economistas. Sucede que, por el efecto acumulado del fuerte apretón monetario, que derivó en una sensible caída del consumo masivo, más cierta tranquilidad del tipo de cambio, los analistas habían arriesgado que, en noviembre, se podía llegar a perforar el piso del 3% de inflación. Sin embargo, eso no sucedió.

No obstante, fuentes oficiales se mostraron conformes con la ratificación de la tendencia declinante de esta variable económica y advirtieron que el 3,2% que se informó “está en línea con nuestras estimaciones”.

Con el dato conocido ayer, se confirmó el tercer mes de desaceleración de los precios, desde el pico de 6,5%, en septiembre, en el que se registró el mayor traslado a precios de la suba del dólar.

Según los datos oficiales conocidos ayer, en noviembre, los bienes tuvieron una variación del 3,7%, y los servicios, crecieron 2,1%. Entre los rubros que tuvieron ajustes más importantes, se alinearon: salud (5,7%), bebidas alcohólicas y tabaco (4,6%). Mientras que el rubro equipamiento y mantenimiento del hogar subió 3,6%; comunicación, 3% y la ropa junto con el calzado, treparon 2,3%.

Por su parte, los alimentos, en su conjunto, subieron 3,4%, es decir, por encima de la variación general. En particular, aquellos productos que más aumentaron fueron: el yogur (21,4%) ; el arroz blanco (6%)y los fideos secos (6,7%), entre los artículos más básicos de la canasta. “Este rubro, que afecta principalmente a los sectores de menos recursos, lleva siete meses consecutivos de alza por encima del nivel neneral. Si a esto le sumamos que los ingresos de las familias treparon mucho menos que la línea de indigencia (CBA) y pobreza (CBT), se entiende porqué empeoraron los indicadores socio-económicos”, recordó un análisis de Ecolatina.

Desde el punto de vista geográfico, la inflación más alta, relevada por el INDEC, a nivel interanual, se dio en la Patagonia (46,7%) y la más baja, en el Gran Buenos Aires (43,1%). Ayer, también se conoció el indicador de la Capital Federal que registró una suba del 2,8%.

¿Qué se puede esperar hacia adelante? El economista Martin Vauthier, de la consultora Eco Go, explica: “para diciembre vemos que la inflación va a estar más cerca del 2 que del 3%”, dice. Porque “la estabilidad cambiaria le quita combustible a la inflación. Tenemos una demanda que sigue sin traccionar, con lo cual, las empresas no pueden trasladar los costos a sus productos. Además, hay un arrastre bajo de noviembre, porque los aumentos más fuertes se dieron en las primeras semanas del mes”, explicó entre otras razones. Su previsión para 2019, es una inflación del 34%.

También Melisa Sala, economista de la consultora LCG, asegura que “en diciembre, la inflación podría volver a ubicarse por debajo del 3% mensual”. Porque, según explica, “los aumentos ya contemplados se reducirían a taxis, subtes y celulares. Además, aunque con una baja muy menor, también incidirá el retroceso del precio de los combustibles”, explica. Con todo, su proyección es que el año cerraría con una inflación del 48%.

Según la analista, en la comparación anual, la inflación seguirá acelerándose hasta encontrar un techo en marzo. Hacia adelante, “la desaceleración será lenta, con nuevos ajustes en tarifas y presiones salariales para recomponer el terreno perdido. Estimamos que lograría cerrar el 2019, en torno a 28% interanual”, dijo.

En el mismo sentido, según Ecolatina, “el comienzo de 2019 será agitado” en materia inflacionaria. “En primer lugar, porque los trabajadores intentarán recomponer el poder adquisitivo perdido este año. Además, se van a observar incrementos ya pautados en los precios regulados”, advirtió. “En consecuencia, aunque no haya saltos en el frente cambiario, la inflación promediaría 2,5% en el primer cuatrimestre del año próximo”, estimó la consultora.

/psg