El próximo 10 de enero comienza un nuevo período del gobierno de Nicolás Maduro, el cual ha estado marcado por unas elecciones presidenciales que han sido consideradas como “fraudulentas”, lo que ha generado las críticas de los países de Europa y América, lo que se adhiere a la fuerte crisis económica, social y política que enfrenta el país caribeño.

Esta jornada, el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, cerró las opciones de que los países que desconocen la reelección de Maduro retiren sus embajadores pero que mantengan funcionando sus consulados. “Se llevan desde el embajador hasta el último funcionario consular”, afirmó el canciller.

/psg