Nouriel Roubini, el economista que predijo la crisis subprime en 2008, insiste en su nuevo vaticinio: una recesión global en 2020. Y esta vez, sus argumentos y análisis los hizo desde el Palacio de La Moneda, en una conferencia económica organizada por Presidencia y que tuvo por objetivo defender el concepto “Chile en Marcha”.

“Hay riesgos potenciales que podrían hacer que las cosas no salgan tan bien”, dijo al inicio de su exposición de 25 minutos el denominado “dr. Doom” y, aunque aseguró que hacer predicciones “es difícil”, el renombrado académico enfatizó que “la mayoría de los economistas vemos la crisis llegando.

“Se me pregunta muy frecuentemente qué pasará con la economía global” y largó: “Mi visión es que no hay una alta probabilidad de una recesión global el próximo año, el próximo año veremos una ralentización del crecimiento mundial (…) pero para 2020 el panorama se vuelve más incierto”.

En ese sentido Roubini enumeró una serie de factores de riesgo para la economía global: la política fiscal de Estados Unidos y la posibilidad de que la Fed suba la tasa cinco veces más; el “sobrecalentiamiento” de la economía de Estados Unidos; el surgimiento de movimientos políticos violentos; la guerra comercial entre la primera economía y China; los riesgos geopolíticos en la Eurozona, entre otros.

Pero además de los factores actuales, el renombrado economista explicó que “el año pasado el crecimiento se expandió muy rápido, por eso quizás muchos bancos centrales tomaron políticas poco ortodoxas (…) pero el crecimiento sostenido de los últimos años y la fuerte alza del 2017, implican que el riesgo está encendido”.

“Lo que ha cambiado este año -y que hace prever un peligro- es que todavía estamos en un periodo de expansión, pero es menos sincronizado. De hecho algunos emergentes cayeron en recesión”, agregó.

Las situaciones “insostenibles”

Pero, para él, uno de los riesgos más latentes es la “estimulación fiscal insostenible que está recibiendo Estados Unidos”, su déficit, su envejecimiento, el costo de la salud y el hecho de que los mercados ya no están dándole “el beneficio de la duda a la administración de Donald Trump” respecto al crecimiento futuro. Por todo ello, “hay una situación fiscal insostenible” en EE.UU..

Respecto a China, la segunda mayor economía del mundo, Roubini es crítico y afirma que se trata “de un dilema”. “Por un lado quieren mantener un crecimiento elevado, pero por otro tienen que aumentar capital y reducir la deuda y no se está considerando la desaceleración posterior que vendrá por la guerra comercial”.

“El mensaje que están dando en el gigante asiático es sólo crecimiento, crecimiento y crecimiento, pero el desequilibrio financiero se va a profundizar y empeorar con el tiempo. Sólo están acumulando una mayor volatilidad financiera que pone en riesgo a la economía mundial”, enfatizó.

Por otro lado, mencionó que debido a los riesgos “hay un dólar más fuerte, lo que implica la baja del precio de los commodities, entonces hay una mezcla de factores que implican un riesgo para los emergentes”.

La amenaza del “populismo violento”

Tras referirse a la delicada situación de la Eurozona, donde hizo hincapié en el surgimiento de partidos populistas -de derecha y de izquierda- y del crecimiento de la incertidumbre y la “debilidad política”, Roubini se detuvo a analizar la importancia de hacer reformas con amplios consensos.

“Lamentablemente el populismo es algo que está en aumento en el mundo, pero no es algo que se esté viendo únicamente en las economías avanzadas. Hay muchos actores autoritarios que están llegando al poder como en Turquía, Hungría, Polonia, Venezuela, Filipinas y vamos a ver qué pasará con Bolsonaro en Brasil y así y así”.

“Esta reacción populista violenta se está viendo en muchos lados y la democracia se está viendo amenazada. Y la literatura sugiere que cuando aumentan estas tendencias populistas, todo termina en desastre”, afirmó y puso de ejemplo que en Chile y Colombia algunos movimientos de dicha tendencia, si bien no han ganado, han tenido más éxito que en años anteriores.

¿Está Chile preparado para la crisis del 2020?

De la mano con su análisis del populismo violento, Roubini se enfocó en Chile y mencionó los cambios abruptos que han habido en la dirección del país, haciendo referencia a la tendencia política entre Michelle Bachelet y Sebastián Piñera.

Pese a ello, aseguró que “el marco macroeconómico de Chile siempre ha sido sólido. Hay estabilidad fiscal y hay reformas estructurales que una vez implementadas incrementarían el crecimiento potencial. Este es un país estable, con buena gobernanza, democracia sólida y está preparado”.

-¿Entonces está Chile preparado? “En un mundo donde hay varios vientos en contra, debiese estar más preparado que en el pasado”, sostuvo.

Pero para lograr hacerle frente a la crisis que proyecta, Roubini hizo hincapié en que Chile (y todas las economías) necesitan “tener políticas fiscales sólidas y también reformas estructurales para mayor crecimiento tendencial”.

“Es importante que las políticas que se adopten tengan amplios consensos porque si eso existe es mas probable que estas reformas se mantengan en el tiempo sin importar el gobierno actual. Si no, todo se revierte” y los riesgos para ser golpeados por las crisis aumentan considerablemente.

/psg