Una menor de 15 años descubrió tras ver un video en las redes sociales que fue víctima de una violación en plena fiesta, luego que perdiera el conocimiento durante la actividad.

La joven australiana, quien estudia en una escuela privada de Sidney, se encontraba en la celebración en la zona de Bellevue Hill cuando fue abusada sexualmente por un adolescente, quien se aprovechó del estado vulnerable en que se encontraba ella para ultrajarla, grabando además lo ocurrido con su teléfono móvil.

Luego de esto, subió la grabación, la cual fue vista al menos por 50 personas, hasta que la menor descubrió la situación.

El agresor, quien también tiene 15 años, fue expulsado de su colegio The Cranbrook School mientras que durante el juicio se declaró inocente. Sin embargo, fue acusado de violación, producir material de abuso infantil en un teléfono móvil y de distribuir ese material en internet.

/gap