Una infección vaginal es de lo más común, pero no por eso debe tomarse tan a la ligera ni esperar que sola se quite. Estas afecciones en la zona V son provocadas en su mayoría por ciertos hábitos que muchas mujeres tienen, que trastocan la salud de esa parte tan delicada del cuerpo.

Pero, ¿cuáles son esos hábitos? Aquí te los presentamos para que tengas más cuidado.

LAVARTE CON JABÓN PERFUMADO

Por muy olorosa y limpia que quieras mantener esta zona, usar jabones fuertes y perfumados no es la solución, en cambio, es riesgoso para tu salud. Los expertos afirman que frotar esta área con él puede provocar que la vulva se endurezca y que disminuyan los niveles de acidez de la vagina, lo que generaría una infección por hongos. Usar un jabón neutro y enjuagar tu parte íntima sólo con agua limpia basta para mantenerla limpia.

USAR PANTIPROTECTORES

El uso de pantiprotectores a diario puede irritarte la vulva, sobre todo si tu vagina es sensible. La levadura que causa la infección se reproduce en ambientes de alta humedad, y estos productos pueden mantener el exceso de ella propiciando que el hongo se multiplique. Lo mejor es que no los uses diariamente, pero si no te imaginas sin ellos, al menos cámbialos seguido.

COMER MUCHA AZÚCAR

Los hábitos alimenticios influyen en todos los aspectos de nuestra salud, y en este caso no es la excepción, pues ingerirla en exceso provoca que se alimente la levadura (que obtiene energía de ella) y ocasionando que crezca en las áreas húmedas de tu cuerpo -la vagina en primer lugar-. De hecho, las mujeres que padecen diabetes tienen una mayor incidencia de infecciones recurrentes por hongos. Así que te sugerimos que le bajes al azúcar.

UTILIZAR ROPA INTERIOR AJUSTADA

Aunque te encante lucir sexy con este tipo de prendas, la verdad es que no son del todo benéficas para la salud. Todo lo contrario, utilizar ropa interior ajustada o tangas evita que tu zona V respire, lo que fomenta el crecimiento excesivo de levadura creando un ambiente cálido y húmedo. Lo mejor es que utilices panties que te queden bien (ni apretadas ni flojas) y que estén hechas de algodón u otro material transpirable.

AFEITARTE

Si te gusta (o a tu pareja) que zona íntima no tenga vello púbico, piénsalo dos veces antes de afeitarlo; el vello beneficioso para tu salud vaginal. Los folículos forman una barrera natural entre la piel y la ropa, y permiten que el aire fluya, reduciendo el crecimiento de las bacterias infecciosas que proliferan en la humedad.

¿QUÉ HACER SI YA TENGO INFECCIÓN?

Hoy en día existen tratamientos que hacen posible que en tres días se elimine el problema, siguiendo al pie de la letra las indicaciones. Normalmente, estos se pueden encontrar en crema o en óvulos. En todo caso, consulta primero a tu médico para que te de un tratamiento preciso para acabar con este molesto problema.

/psg