Identificarlos, ofrecerles tratamiento, mejorar sus expectativas de vida y, con ello, intentar contener la propagación del virus del VIH es la meta que se ha propuesto el Ministerio de Salud, en el marco de la búsqueda de 30 mil potenciales portadores que desconocen su condición.

Así, la estrategia en diseño apunta a sitios de alta convocatoria de jóvenes, como universidades, empresas, cárceles e incluso las playas más visitadas durante este verano, con miras a localizar casos no detectados.

“Nosotros tenemos a lo menos un 50% de la población con VIH que no sabe que vive con el virus (…), cifra no menor a los 30 mil, y tenemos que salir a buscarlos. Nuestro trabajo hoy es ver dónde están esos 30 mil”, dijo el ministro Emilio Santelices ante la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

Las cifras de Onusida que maneja Salud apuntan a que en Chile existen cerca de 70 mil personas con el virus del VIH, de los cuales 40 mil están en tratamiento. Y las proyecciones apuntan a que este año ese número pudiera aumentar a 100 mil.

Eso, en un contexto en que los contagios se han incrementado un 96% entre 2010 y 2017 (pasando de 2.968 a 5.816 los casos nuevos), mientras que la tasa de mortalidad ha aumentado de 2,9 por 100 mil habitantes en 2014 a 3,1 en 2016, lo que pone de manifiesto la necesidad de actuar frente a este tema, especialmente en los grupos que no acuden a controles médicos donde podría pesquisarse su condición.

“Buscamos remecer más a los jóvenes respecto del riesgo en el cual se encuentran. Necesitamos llegar por otras vías y estamos pensando, por ejemplo, durante el periodo de verano, ver cómo instalamos puestos móviles en las playas y centros donde hay gran convocatoria de jóvenes y hacer algo tan simple como que ellos accedan fácilmente al test”, agregó Santelices, quien destacó el sentido de urgencia del plan que se desplegará. “Estamos trabajando ya con los equipos en eso, a partir del verano, sin perder ninguna semana. Estamos en esa tarea”.

Con este objetivo, el Minsal ya adquirió 260 mil equipos de test rápidos, que permite hacer el diagnóstico en 15 minutos, y está en marcha la compra de otros 800 mil. Además, ya se han generado alianzas tanto con universidades como con instituciones públicas para la promoción de salud sexual, prevención y control de VIH/sida y de otras infecciones de transmisión sexual (ITS).

Uno de ellos es el convenio firmado con el Consorcio de Universidades Estatales de Chile (Cuech), donde se implementará, en las 18 universidades del Estado y de forma simultánea, promoción del uso de preservativos masculinos y femeninos y pesquisa precoz a través del test rápido. Asimismo, se pondrán en marcha estrategias de promoción y prevención, dirigidas a los estudiantes.

“Los 18 planteles del Estado estamos trabajando un cronograma junto al Ministerio de Salud, que contenga acciones y medidas concretas para la información, educación y prevención del VIH al interior de nuestras comunidades, y así generar políticas públicas que puedan hacer frente al adverso escenario que vive nuestro país en esta materia”, explicó el presidente del Cuech y rector de la U. de Chile, Ennio Vivaldi.

También se han coordinado esfuerzos con el Ministerio de Agricultura, para llegar con las mismas políticas a los temporeros. Según detalla el convenio, el ministerio y sus servicios impulsarán planes para “llegar con el mensaje preventivo y acercar el conocimiento de los servicios de prevención y control del VIH y las ITS con que cuenta el sistema de salud a grupos de hombres y mujeres trabajadores del sector agrícola y beneficiarios de este”.

Además, el Minsal se ha reunido con autoridades del Ministerio de Educación, Gendarmería, Defensa y Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, para ampliar la participación a otras instituciones, en el Plan Nacional de Prevención y Control del VIH/sida/ITS, lanzado en mayo pasado.

Reacciones

Las estrategias desplegadas y en desarrollo por parte del Minsal son valoradas por los expertos. Alejandro Afani, inmunólogo y director del Centro de VIH del Hospital Clínico de la U. de Chile, sostuvo que “esto va en la línea correcta, porque apunta a disminuir la brecha que hay entre las personas que conocen su diagnóstico versus las que no, y focaliza las acciones en los jóvenes que no acuden a los consultorios o policlínicos a hacerse el examen”, dijo.

Mientras, el decano de Medicina y Ciencias de la U. San Sebastián, Manuel Inostroza, destacó que se trata de una iniciativa de salud pública “valiente, con la que se supera la discusión absurda de quién es el responsable del aumento y se sale al rescate de los jóvenes”.

Sin embargo, Inostroza advierte que la búsqueda de portadores llevará a que las cifras de incidencia suban drásticamente, ya que “cuando sales a hacer una pesquisa activa, así como ya lo venían haciendo algunas universidades, a lo que te expones es a que los indicadores se vean perjudicados. Aumentarán los casos positivos, pero es una preocupación secundaria al lado del positivo y valiente paso que se está dando”.

/psg