La NASA publicó las fotos del cometa más brillante del año 2018, el 46P/Wirtanen, captadas los pasados 16 y 17 de diciembre, mientras este atravesaba el cielo a una distancia de 11 millones de kilómetros de la Tierra, unas 30 veces más lejos que la Luna.

El telescopio espacial Hubble captó el brillo del coma (núcleo) del cometa, parte que normalmente no es visible desde la Tierra. La coma es una corriente parecida a una nube de gas que este cuerpo celeste expulsa cuando pasa a través del sistema solar.

Las fotos del Hubble permitirán investigar cómo se liberan los gases desde el núcleo, de qué está compuesto el hielo del cometa y cómo el gas en la coma es alterado químicamente por la luz solar y la radiación solar.

Otro instrumento, el telescopio SOFIA (un avión Boeing 747SP modificado), también captó al cometa cuando estaba volando a una altitud de 12.000 kilómetros.

SOFIA (Observatorio estratosférico de astronomía infrarroja) transporta un telescopio reflector de 2,5 metros. La misión de SOFIA es estudiar huellas químicas de diferentes tipos de hidrógeno en el agua del cometa, ya que algunos astrónomos creen que el agua en la Tierra podría haberse originado en cometas y asteroides. El estudio de este cuerpo celeste ayudará a investigar el origen y la historia del agua en el sistema solar, incluidos los océanos de la Tierra.

Aunque de momento el cometa se está alejando, la NASA señala que aún existe la oportunidad de verlo desde la Tierra. Actualmente el cometa puede ser hallado cerca de la constelación de Tauro. Sin embargo, según la agencia, apenas es visible a simple vista incluso cuando el cielo está muy oscuro, por lo que es mejor usar binoculares o un telescopio.

El cometa 46P/Wirtanen orbita alrededor del Sol una vez cada 5,4 años. La mayoría de sus pasos a través del sistema solar interior están mucho más lejos de la Tierra, lo que, de acuerdo con la NASA, hace que la exhibición de este año sea particularmente notable.

/psg