El primer día hábil de Mario Rozas como general director de Carabineros tuvo de todo. Primero, realizó labores al interior de la institución, visitando la Comisaría de Peñalolén a las 7.00, y luego trasladándose a la Central de Comunicaciones, donde entregó un mensaje a todos los carabineros del país.

En ese lugar leyó una declaración dirigida a sus subalternos. “Buenos días, les habla el general Mario Rozas, hijo del suboficial mayor Mario Rozas. Como general director (…) quiero pedirles a todos mis carabineros que continúen prestando sus servicios de manera profesional, plenos de convicción y vocación”, dijo Rozas.

El general, que asumió el mando el viernes pasado tras la polémica salida de Hermes Soto, impulsada por el caso Catrillanca, también hizo un llamado a la lealtad y el compromiso de la policía uniformada. “Quiero que las palabras lealtad, honor y compromiso sean llevadas a la acción y a la práctica constantes. Somos carabineros y para nosotros el esfuerzo es parte de nuestro ADN, y me preocuparé y ocuparé especialmente por ustedes, para mejorar nuestra organización y robustecer nuestro prestigio”

/gap