Ha llegado a su fin la movilización de los trabajadores eventuales portuarios de Valparaíso.
La única conclusión meridianamente clara que ha quedado es que, como ya se ha hecho costumbre, solo el vandalismo vía destrozos y bombas incendiarias molotov, produce los resultados que persiguen quienes las organizan.
Sin embargo, todo lo anterior no fue suficiente.
Solucionado el tema portuario, y nadie sabe porqué, ese mismo día viernes,en Valparaíso, se juntó una turba para marchar contra las AFP, por la contaminación en Quintero y Puchuncaví ,por el comunero Catrillanca, etc, etc. ¿En que terminó? Bombas incendiarias, bloqueos de calles y avenidas con neumáticos incendiándose, basura desparramada por la ciudad, y para que seguir.
Lo que no logro entender es porqué el Gobierno no hace uso de la Ley de Seguridad Interior del Estado contra los que dirigen estas manifestaciones y sus organizadores.
Me temo que la respuesta sea…un Gobierno timorato.
Atentamente

Carta al Mercurio de Valparaíso de Alejandro NIklitschek Heck