En una sesión muy volátil, la Bolsa de Tokio retoma las ganancias y cierra con una subida del 0,9% tras caer ayer un 5% debido a la incertidumbre política en EE.UU. y que llevó a Wall Street a sufrir una caída del 2,9% el día de Nochebuena.

Las Bolsas europeas están cerradas por segundo día consecutivo por festivo, pero los futuros de Wall Street, que hoy sí que celebrará sesión, vienen con signo positivo.

La jornada del lunes pese a ser más corta de los habitual por ser Nochebuena será recordada por las fuertes pérdidas que encajaron los índices estadounidenses. El pesimismo se extiende entre los inversionistas por los conflictos internos en Estados Unidos y la sensación de final de ciclo.

El lunes 24 de diciembre el índice de referencia norteamericano, el S&P500, cayó un 2,71% elevando las pérdidas mensuales por encima del 15%.

“Tras el golpe que Trump propinó al mercado al cuestionar a Powell (Fed) con unas declaraciones que intentó rectificar después al darse cuenta de la importancia de lo que había hecho, esta noche/madrugada Asia ha aguantado algo mejor. Hoy estará cerrada Europa, pero Wall Street abre… y no debemos esperar ningún rebote porque se da por perdido 2018. Lo mejor que puede dejarnos en herencia este año es una base de partida francamente fácil de batir en 2019, salvo que realmente la siguiente recesión esté a la vuelta de la esquina, como algunos profetizan a pesar de que los indicadores no lo respaldan”, explican los expertos de Bankinter.

Los expertos consideran que el ejercicio ya está hecho y los inversionistas miran a 2019.  A pesar de que el último mes del año suele ser muy propicio para las Bolsas, en 2018 se ha esfumado cualquier esperanza de rally de final de año y los inversores están preparándose para afrontar un duro invierno bursátil.

/psg