Un informe llamado “Boom and Bust 2017” (Altibajos 2017) publicado por varios grupos del movimiento ecológico como Greenpeace, Sierra Club y CoalSwarm registró una significativa caída de planes de construcción de plantas energéticas a fuego de carbón en 2016. 

Según el estudio, las planificaciones de unidades de carbón cayeron un 48% y otro 62% de proyectos de construcción fueron detenidos debido a nuevas reformas políticas y condiciones económicas en China e India.

Entre 2006 y 2016, ambos países asiáticos fueron responsables del 86% de las plantas a fuego de carbón construidas en el mundo. 

El año pasado, el gobierno de China impuso medidas restrictivas a la industria como también congeló más de 300 unidades en construcción hasta 2020.

Por su parte, India detuvo 13 plantas en funcionamiento debido a gran parte al congelamiento de fondos aportados por los bancos.

Inversiones en la energía solar ha disparado en India en los últimos años (Istock)

Inversiones en la energía solar ha disparado en India en los últimos años (Istock)

“No es normal ver la construcción congelada en decenas de lugares, pero las autoridades centrales en China y los banqueros en la India han llegado a reconocer el exceso de construcción de plantas de carbón como un gran desperdicio de recursos“, dijo el director de CoalSwarm, Ted Nace. “Aunque abrupto, el cambio de los combustibles fósiles a las fuentes limpias en el sector de energía es positivo para la salud, la seguridad del clima y los trabajos. Y por todas las indicaciones, el cambio es imparable“.

El retraso en el ritmo de crecimiento de plantas a carbón trae consigo nuevo optimismo de llegar al objetivo fijado en el Acuerdo Climático de París de mantener el calentamiento global por debajo de los dos centígrados. 

No obstante, la industria del carbón mantiene que la fuente energética será esencial para el crecimiento económico asiático por varias décadas. Según la Asociación Mundial del Carbón, los resultados positivos del estudio no indican que el uso de combustibles fósiles este disminuyendo.

“A diferencia de la imagen que ilustran algunos sectores, el compromiso climático de China sugiere que el carbón seguirá siendo central para sus soluciones energéticas, aunque a través de eficiencias, incluyendo el uso de nuevas tecnologías del carbón”, dijeron. “En el caso de la India, no es cierto que las energías renovables estén desplazando el carbón. La Agencia Internacional de Energía ha dicho que la demanda de carbón de la India verá el mayor crecimiento en los prócimos cinco años con una tasa de crecimiento promedio anual del 5% para 2021“.

(Istock)

(Istock)

Asimismo, las organizaciones responsables del estudio enfatizaron que queda más trabajo por delante para reducir la producción de plantas de carbón en ambos países como también en Vietnam, Indonesia, Turquía, Japón y otros lugares.

/gap