El británico Lee de Pauuw se encontraba en pleno viaje turístico cuando se le ocurrió la ilógica idea de saltar al Johnstone River.

Trágico final: lo desafiaron a saltar a un río lleno de cocodrilos y él no dudó en hacerlo - Imagen 1

Luego de ser incentivado por el público, de Pauuw se sometió él solo a un destino sangriento y digno de una película de ciencia ficción.

“Había sangre por todos lados”, comentó una mochilera llamada Sophie Paterson. Además, la testigo de este horrible hecho aseguró: “Logró salir él mismo a una zona más segura, yo pensé que había perdido el brazo por la cantidad de sangre que había”.

Pero, al menos quedó vivo…y ganó la apuesta

/gap