Una “fotografía” de la realidad de los campamentos en octubre de 2018 es lo que dio a conocer el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, tras realizar un nuevo catastro de los asentamientos de este tipo que existen a lo largo del país, luego de llevar a cabo un proceso que requirió de siete meses de trabajo en terreno.

El titular de esa cartera, Cristián Monckeberg, afirmó que la actualización del catastro “significa un compromiso del Gobierno con las soluciones de las familias que viven en campamentos y que parte por esta necesaria actualización, que no se hacía desde el año 2011, para poder aplicar buenas e innovadoras medidas para ir solucionando los temas de campamentos que aquejan tantas familias en todo Chile”.

Como campamento se define a un asentamiento de ocho o más hogares que habitan en posesión irregular un terreno, en donde falta al menos uno de los tres servicios básicos -agua potable, electricidad y alcantarillado- y cuyas viviendas son precarias, están agrupadas y contiguas.

El secretario de Estado comentó que en general todos los gobiernos han avanzado en soluciones habitacionales, pero que ahora “tenemos que hacer las cosas de manera distinta para que familias y hogares que están viviendo en campamentos tengan una solución más rápida y no vean la alternativa de la toma, del asentamiento precario como una solución definitiva, sino que tengan alternativas de vivienda más expeditas”.

Para ello, sostuvo el ministro, presentarán soluciones “que vamos a dar a conocer prontamente”.

En su primera parte, el estudio revela resultados que tienen que ver con la localización y el tamaño de estos asentamientos.

Principales resultados

El catastro del Minvu mostró la existencia de 822 campamentos a nivel nacional, que tienen en total 46.423 hogares. Esta cifra expone un aumento de 165 campamentos en comparación con el análisis anterior, que consideró a más de 27 mil familias distribuidas en 657 campamentos.

Sobre las razones que explican este aumento, Monckeberg detalló, entre otras, están “la escasez de suelo, lo caro del suelo, lo caro de los arriendos, muchas veces lo lento de las soluciones habitacionales para las familias que lo requieren, el aumento de la población por las familias migrantes que han llegado a Chile que son muy bienvenidas y que necesitan lugares donde vivir”.

Pero aseguró que “lo que requiere la solución definitiva, más que las razones y las causas, es también tomar el toro por las astas y empezar de manera seria a resolver este tema y de manera permanente”.

“No sacamos nada con actualizar el catastro hoy día y que en tres o cuatro años más nunca más nos acordemos (…) tiene que haber un compromiso del Estado que parte por el compromiso del Gobierno del Presidente Piñera”.

Las regiones que presentan el mayor aumento de asentamientos respecto del estudio pasado son Antofagasta, en donde aumentaron en 50; Atacama, que tuvo un incremento de 45 y Tarapacá, que lo hizo en 36.

Por el contrario, las regiones que tuvieron la disminución más alta de campamentos fueron Aysén, en donde bajaron en 3, el Maule, en donde lo hicieron en 4 y Coquimbo, que tiene 9 menos que en 2011.

Además, el catastro reveló que la Región de Magallanes es la única que no tiene este tipo de asentamientos, lo que según Monckeberg se explica en parte por razones climáticas.

“Es un motivo para alegrarse, por la región, pero lo que deberíamos tratar es que eso se replique en el resto del país, en el resto de las regiones, sobre todo en la zona norte del país”, afirmó.

Otro de los aspectos que reveló el Minvu fue que la mayoría de estos tiene entre 9 y 20 viviendas.

Además, respecto de los servicios que disponen, el 75% de los campamentos tiene problemas con el acceso a electricidad, sólo el 10% tiene acceso regular al agua potable y el 81% tiene acceso deficitario a los servicios sanitarios.

La próxima etapa del catastro

Para la segunda etapa del estudio, la cual se estima que será entregada durante el primer semestre del próximo año, se aplicará una ficha a cada hogar que habita en campamentos para registrar información sobre todas las personas.

A partir de esto, se obtendrá información como el año y el motivo de la llegada al campamento, el lugar de origen, la situación ocupacional, educación, si alguien tiene movilidad reducida y si pertenecen a pueblos originarios, entre otros aspectos.

Además, el Minvu informó que decidió sistematizar la actualización de este catastro, por lo que se realizará cada dos años.

/psg