La estadía de Frank Darío Kudelka en Universidad de Chile no ha estado exenta de complicaciones. Un plantel heredado y jugadores claves que se fueron apenas llegó al CDA, fueron algunos de sus problemas cuando llegó a hacerse cargo de la banca azul.

De los últimos siete partidos, la U ganó 6 y empató solo uno. Es más, el cuadro mágico fue el equipo que más punto sacó en la segunda rueda del torneo nacional (29 unidades). Es decir, si en el segundo semestre del 2018 el campeonato hubiese sido corto, el Romántico Viajero hubiese sido campeón.

Y es que los números resisten todo. Entonces, desde la vereda de lo cuantitativo, es plausible decir que el equipo de Kudelka cumplió. Sin embargo ¿Podríamos decir lo mismo del juego exhibido en cancha? Está claro que no y lo más importante es que el propio DT lo entiende así.

“Jugamos como podemos, no como queremos”, fue una de las frases célebres del cordobés durante estos últimos meses. Darío tenía perfectamente claro que su ideario futbolístico no se podía llevar a cabo con los jugadores que tenía y es por eso que nos hicimos la pregunta que todo hincha de la U se haría ¿Cómo quiere Kudelka que juegue la “U” versión 2019? Acá te dejamos un análisis de cómo ve el fútbol y lo que pretende el argentino para el año que se viene.

Fondo y forma

Desde el punto de vista cualitativo (el fondo), a los equipos del trasandino les acomoda tener la pelota, les gusta el protagonismo y para ello necesita intérpretes que sepan con la esférica en los pies. O sea, todo lo que no pudo realizar este semestre donde los azules se vieron como un cuadro de reacción, individualista y, casi siempre, siendo un actor de reparto en la cancha.

Por el lado de las “formas”, sus equipos (en condiciones ideales) se paran con un 4-1-2-3, donde el volante central es clave para el éxito de su idea. El ‘6’ de Kudelka es de juego (tipo Marcelo Díaz), por lo que necesita gran movilidad de los dos volantes mixtos que están sobre él. Además, la función de los laterales es fundamental para crear superioridad numérica (con los punteros) a la hora de atacar por las bandas.

En relación a lo anterior, Jean Beausejour y Matías Rodríguez (o Barrios) -de ‘4’ y ‘2’ respectivamente- más Soteldo (si es que se queda) de puntero izquierdo y Pablo Parra de extremo derecho, pueden llegar a ser piezas claves para el funcionamiento del entrenador.

La creación de juego es un tema en sí mismo. Darío sabe que un ‘10’ de su gusto es menester pensando en el éxito de la expedición. Emanuel “bebelo” Reynoso sería el nombre elegido por Kudelka, sin embargo, las negociaciones por el enganche de Boca están congeladas. Además, desde el otro lado de la cordillera, afirmar que podría volver a Talleres de Córdoba. Sólo especulaciones, hasta ahora.

Lo cierto es que la frase “dime quién juega y te diré cómo juegas” se puede aplicar perfectamente al presente del club. Esto porque Kudelka tiene claro cuál es el ideario futbolístico que quiere exhibir la temporada 2019 en la “U”, pero ¿Lo podrá lograr si no le traen los jugadores idóneos para su método? Complicado, pero no imposible.

Lo cierto es que con los nombres que hoy están en el equipo (a jueves 27 de diciembre) podríamos armas el siguiente 11 pensando en lo que viene:

Johnny Herrera; Matías Rodríguez (Barrios), Sergio Vittor, Diego Carrasco (Quintana) y Jean Beausejour en el fondo; Rafael Caroca (Kudelka sabe que necesita otra característica para el puesto), Yerko Leiva (Espinoza) y Emanuel Reynoso (El plan B sería Nicolás Oroz); para dejar en delantera a Yeferson Soteldo (si es que se arregla su situación), Ángelo Henríquez y Pablo Parra (si no se queda el ‘chamo´ puede jugar por izquierda y entraría Ubilla de ‘7’).

Por. Jaime Troncoso Trunce (Twitter: @matrope_ )