El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el miércoles estar dispuesto a esperar el tiempo que sea necesario para lograr la aprobación de 5.000 millones de dólares para un muro en la frontera con México, una exigencia que generó un cierre parcial de las operaciones del Gobierno federal que ya suma su quinto día.

Sin un final a la vista de la paralización del Gobierno, Trump realizó sus comentarios durante una sorpresiva visita a Irak y culpó de la situación a la demócrata Nancy Pelosi, quien se convertiría en la presidenta de la Cámara de Representantes el 3 de enero.

“El pueblo estadounidense está exigiendo un muro”, afirmó Trump mientras se encontraba en tierra en la Base Aérea Al Asad, en Irak. Consultado sobre cuánto tiempo podría esperar, ante la posibilidad de un “shutdown” de largo plazo, respondió: “Lo que sea necesario. Necesitamos un muro. Necesitamos seguridad en nuestro país. Incluso desde este punto de vista. Tenemos terroristas que vienen a través de la frontera sur“. El mandatario ha sostenido en varias oportunidades su afirmación sobre presuntos elementos peligrosos entre los migrantes, aunque sin evidencias al respecto.

Un anuncio sobre el cierre parcial del gobierno en un edificio federal (AFP)

Un anuncio sobre el cierre parcial del gobierno en un edificio federal (AFP)

Mientras tanto, en Washington no hubo indicios de que los republicanos y los demócratas estén cerca de un acuerdo que ponga fin a la clausura. Un ayudante de Pelosi indicó que no hay “novedades” en las negociaciones con los republicanos para acabar con la clausura.

El representante Mark Meadows, aliado de Trump que participa en las conversaciones, dijo que el presidente “está muy firme en su determinación de que necesitamos garantizar nuestra frontera”. Meadows dijo a la CNN que “no tengo conocimiento de que hoy hubiera un gran progreso”.

Aun así, el Senado, que en este caso lleva el liderazgo para el presupuesto, tiene previsto reunirse este jueves a las 16 (hora local, 21 GMT) para tratar de reabrir la Administración.

Trump quiere que el Congreso destine 5.000 millones de dólares para la construcción del muro, pero los demócratas se niegan a ceder y, por el momento, solo están dispuestos a destinar 1.300 millones a seguridad fronteriza, aunque con restricciones que impiden la construcción de la barrera.

La Casa Blanca, dispuesta a un cierre prolongado para presionar a la oposición (AP)

La Casa Blanca, dispuesta a un cierre prolongado para presionar a la oposición (AP)

El cierre afecta a 800.000 de los 2,1 millones de trabajadores federales, que no cobrarán mientras permanezca cerrado el Gobierno y están a expensas de la aprobación de un presupuesto.

Días atrás, el director de Presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, consideró “muy posible” que el cierre se prolongue hasta enero de 2019 cuando la oposición demócrata retome el control de la Cámara de Representantes tras haber ganado las elecciones legislativas de noviembre. Bajo la nueva conformación, la oposición podría aprobar un presupuesto para la Administración sin destinar fondos para el muro de Trump.

Sin embargo, el eventual proyecto necesitaría el apoyo de republicanos en el Senado. Además, cualquier acuerdo bipartidario tendría que ser firmado por el presidente.

/gap