El trastorno bipolar es una enfermedad mental severa. Las personas que lo sufren experimentan cambios de ánimo inusuales.

Muchas veces se sienten felices y animados y son más activos de lo habitual. Ese episodio se llama maníaco.

A veces se siente muy tristes y deprimidos con poca energía. lo que se conoce como episodio depresivo.

Los episodios de cambios de ánimo pueden ocurrir en raras ocasiones o durante muchas veces en el año.

Aunque muchas personas sienten síntomas emocionales entre los episodios, algunas personas no los sienten.

Causas de trastorno bipolar

Aunque no se ha podido determinar que existe una conexión genética, los estudios muestran que del 80 al 90% de las personas que lo sufren tienen parientes con alguna forma de depresión.

Otras investigaciones sugieren que la enfermedad puede ser causada por un desequilibrio bioquímico que altera el ánimo de la persona.

Puede deberse a una producción irregular de hormonas, o un problema con algunos neurotransmisores, los cuales son químicos en el cerebro y actúan como mensajeros a las neuronas cerebrales.

Síntomas de trastorno bipolar

Los síntomas pueden variar significativamente dependiendo si la persona tiene un episodio de manía o depresivo. También se manifiestan de manera distinta en los adolescentes y adultos.

Algunos ejemplos de indicios y síntomas que pudiera presentar una persona que sufre un trastorno bipolar entre otros son:

• Ausencias frecuentes a la escuela o trabajo
• Actuar impulsivamente
• Comportamiento instigador
• Hipersexualidad
• Cambiar de un tema a otro al conversar con alguien
• Intranquilidad

Síntomas físicos

• Tics vocales
• Rechinar los dientes
• Cambios en los patrones de la alimentación
• Problemas de sueño
• Aumento o pérdida de peso
• Respuesta de sobresalto exagerada

Diagnóstico y tratamiento

Cualquier persona que sufre este trastorno debería estar en cuidado psiquiátrico. Teniendo el apoyo de los familiares y amigos, reconocer el problema y buscar ayuda en el momento adecuado, son elementos clave para la pronta mejoría.

La mayoría de las personas con este trastorno pueden ser ayudados con medicación.

El litio es efectivo para controlar los episodios de manía.

También recibir apoyo y terapia de un psicoterapeuta, puede ayudar a la persona a que enfrente las relaciones personales, que mantenga una autoimagen saludable, y que cumpla con su tratamiento.

Los miembros de la familia y los amigos pueden unirse al grupo de apoyo para comprender mejor la enfermedad, poder apoyar y darle aliento a la persona.

Es indispensable el apoyo de la familia durante todo el tratamiento.

/psg