Para los inversionistas y pronosticadores que siguen de cerca el mercado de acciones de China, 2018 ha sido un año sombrío debido a diversos hitos poco acogedores.

El índice de referencia Shanghai Composite Index acumula baja de 25% en lo que va del año. De esta forma, el indicador apunta el peor desempeño dentro de los principales mercados bursátiles del mundo. En medio del estallido de la guerra comercial entre Estados Unidos y China le ha generado una pérdida de $ 2.4 billones en 2018, mientras que una campaña de desapalancamiento ha reducido la deuda marginal a solo un tercio de su peak en 2015.

Si bien los inversionistas extranjeros continuaron invirtiendo dinero en las acciones asiáticas y también se dijo que los fondos estatales compraron fondos negociados en bolsa para rescatar las acciones, no fue suficiente para detener los declives.

No había lugar para protegerse, en un ambiente en donde incluso los activos refugio perdían terreno, ya que la débil economía china dañaba el gasto y pesaba sobre las acciones de los consumidores, mientras que un escándalo de vacunas y una controversia sobre la edición de genes provocaron una venta masiva en el sector de la salud.

Aquí las claves del negro año para las acciones chinas

1.- Las caídas de las acciones han recortado 2,4 billones de dólares del valor de mercado de China este año hasta el jueves, el más grande registrado desde que Bloomberg comenzó a compilar los datos en 2002. La pérdida más cercana se produjo durante la crisis financiera mundial hace 10 años, cuando el indicador de Shanghai se desplomó 65 por ciento. China también cedió su lugar como segundo mercado bursátil más grande del mundo a Japón a principios de este año.

2.- Los inversionistas no habían estado tan desconectados del comercio de acciones en años. El volumen de negocios diario promedio tanto en la bolsa de Shanghai como en la de Shenzhen cayó a unos 53.7 mil millones de dólares este año, el más bajo desde 2014, según datos compilados por Bloomberg. Solo 239.1 mil millones de yuanes de acciones se negociaron el viernes, aproximadamente 1/10 de su máximo en 2015.

/psg